Terapia de Pareja

Repara vuestro amor y lo hace más seguro y duradero

Una pareja feliz no es aquella que no tiene conflictos, sino aquella que sabe afrontarlos y salir fortalecida de ellos. Hasta las parejas mejor avenidas y maduras pasan por momentos difíciles y tienen crisis. Todos vivimos el drama de la conexión y la desconexión en el amor. Lo cierto es que las relaciones amorosas no son negociaciones racionales sino vínculos emocionales. Todos tenemos la necesidad innata de tener a nuestro lado un ser querido que nos ofrezca conexión y consuelo emocional fiable y seguro.

A menudo las parejas intentáis solucionar vuestras heridas ignorándolas o tapándolas. Esto es un grave error porque los problemas no tratados suelen empeorar. Cuando estáis en crisis, inmersos en plena batalla campal, os sentís amenazados. A menudo caéis en la desconexión emocional, perdéis el amor que teníais y, sin desearlo, arruináis la relación.

Cuando perdemos la conexión con nuestra pareja, cuando no responde o se muestra emocionalmente distante con nosotros, se pone en peligro nuestra sensación de seguridad. Nos asaltan emociones como rabia, tristeza, frustración, miedo al abandono, a la soledad. Se nos dispara la amígdala (centro neurálgico del miedo) que nos impide pensar y nos provoca comportarnos irracionalmente.

Todos experimentamos miedo cuando tenemos desacuerdos o peleas con nuestra pareja. Para aquellos que tienen vínculos seguros es un fallo momentáneo y el miedo se neutraliza rápida y fácilmente. Sin embargo, para la mayoría de las personas, ese miedo puede ser realmente abrumador. Aunque no nos demos cuenta, nos encontramos desbordados por un miedo “primitivo”. Sentirte así te provoca hacer una de estas dos cosas:

Perseguidor o evitador. ¿Tú de quién eres?

Te vuelves crítico, agresivo, agobiante y exigente, reprochas, te quejas, te desbordas emocionalmente en un esfuerzo por conseguir el consuelo y la reafirmación de tu pareja. Quieres que te preste atención, que se ponga de tu lado, que te haga sentir valioso e importante. Sin embargo, tu actitud le hace sentir al otro que no le aceptas como es, que todo lo hace mal, o que nada es suficiente para ti; lo que provoca que se enfríe y se aleje más de ti. Precisamente provocas, sin quererlo, lo que tanto tratas de evitar a toda costa.

¿Te resuena esto? Si es así, entonces es probable que suelas adoptar el rol de perseguidor con tu pareja.

Te pones a la defensiva, distante, frio y racional para evitar que el otro te haga más daño. Te retiras física y emocionalmente en un intento por calmarte y protegerte, intentando mantener el control y que la relación no se estropee aún más. Te enfrías, racionalizas o bien te callas y te refugias en un duro silencio que al otro le desgarra porque siente que no es importante para ti, que no es tu prioridad. Todo ello lo provocas, aunque no quieras, a pesar de que no te des cuenta o no puedas evitarlo.

¿Te resuena esto? Si es así, entonces es probable que suelas adoptar el rol de evitador con tu pareja

Ambos os sentís atrapados en un irremediable combate, en un ciclo de interacción rígido y negativo, que os engancha reiteradamente, donde el uno reprocha y exige y el otro se enfría y le evita. Al final sólo quedan acusaciones y actitudes defensivas. Cuánto más tiempo llevéis desconectados emocionalmente, más negativa se vuelve vuestra relación. Más se disparan estas pautas destructivas levantando un muro entre vosotros. Se ha convertido en algo tan automático e inevitable que ya no sois capaces de detenerlo por vosotros mismos. Necesitáis ayuda.

Cuando uno se encuentra emocionalmente solo, por mucho que esté en pareja, se siente en caída libre.

Sentirse solo en pareja implica experimentar uno de los sufrimientos más profundos que existen. Duele demasiado el no entender la razón de esa frialdad emocional. Es contradictorio, (una auténtica locura), el hecho de tener a nuestro lado a la persona que amamos y, sin embargo, no poder sentirla.

Y es que hay dramas que no necesitan golpes, ni palabras para que aparezca el dolor desgarrador. En realidad, la tristeza más espantosa ocurre en el silencio del día a día.

Por el contrario, tener a alguien en quien puedes confiar para encontrar conexión y apoyo, lo cambia absolutamente todo.

Cuando uno tiene una pareja receptiva, tiene un refugio seguro ante cualquier tormenta de la vida.

¿Cómo hacer crecer el amor con la terapia?

La terapia de pareja focalizada en las emociones (TFE) nos enseña a aprender la exquisita lógica del amor y las herramientas que lo hacen crecer. En la terapia TFE, se considera que la emoción es el principal actor en el drama de la angustia de la relación y en el cambio de esa angustia. La emoción organiza los comportamientos de apego, nos orienta y nos motiva a responder a los demás, y comunica nuestras necesidades y anhelos más profundos a los demás.

La terapia TFE nos ayuda a comprender lo que es realmente el amor.
Cómo construirlo y cómo hacer que dure.
A crear un vínculo seguro y estable.
A disfrutar de una relación amorosa verdaderamente satisfactoria.

ConexiónEl amor no es una fuerza misteriosa como nos han vendido, sino un código de supervivencia que tiene una lógica aplastante, que por fin ahora con la terapia TFE somos capaces de comprender.

Las relaciones de pareja son un baile de conexión y desconexión, de encontrarnos y retirarnos y volvernos a encontrar minuto a minuto y día a día. Son un proceso constante de sintonizar, conectar, acertar y equivocarte al interpretar las claves del amor.

La terapia de pareja supone un laboratorio de experiencias nuevo y enriquecedor en el que podréis construir sólidos cimientos, reparar vuestro amor y hacerlo más fiable y duradero.

Lograréis disfrutar de una relación emocionalmente inteligente y duradera.

La Terapia Focaliza en las Emociones (TFE) está revolucionando la terapia de pareja hoy en día en todo el mundo por su visión científica del amor. Estudios rigurosos han mostrado que entre un 70 y 75% de las parejas que pasan por la terapia TFE se recuperan de sus problemas y son felices en sus relaciones.

¿Te has sentido alguna vez con el corazón roto?

Sufrimos porque NO nos quieren como necesitamos que nos quieran.
Sufrimos porque sentimos peligrar nuestra relación.
Sufrimos porque nos dejan, o porque dejamos nosotros de querer…

Terapia de parejaCon tantas variantes de sufrimiento amoroso, las sesiones de terapia resultan esenciales para aprender a manejar lo que tantísimo nos importa y nos desestabiliza, el amor.

Los problemas de pareja están muy presentes en nuestra práctica diaria, tanto en la modalidad de terapia individual donde acudes a tratar situaciones personales de pareja, que resuelvan tus dificultades amorosas; como en la modalidad de terapia de pareja, donde los dos acudís a sesiones para reparar vuestra relación y hacer crecer vuestro amor.

La terapia de pareja es una intervención terapéutica indispensable para todas aquellas personas que necesitáis:

  • Fortalecer vuestra relación de pareja cuando es distante, o simplemente monótona.
  • Aprender a resolver problemas de comunicación, conflictos y crisis entre vosotros.
  • Crecer en vuestra relación y nutriros del proceso terapéutico.
  • Salir de dudas y que podáis tomar la decisión sobre si seguir juntos o no.
  • Poder terminar la relación definitivamente y separaros de forma sana.
  • Reforzar los aspectos positivos de vuestra relación, recuperando el respeto, el deseo, la confianza, la armonía, la seguridad, el amor…

Una relación de pareja es un vínculo afectivo y relacional basado en el compromiso mutuo y en el establecimiento de planes de futuro juntos; sin embargo, esos planes no siempre terminan materializándose. Además la convivencia, el paso del tiempo y la rutina son retos difíciles para todas las parejas y provocan conflictos que terminan dañando el vínculo amoroso. Por lo que mantener una relación de pareja duradera no es tan fácil de llevar a la práctica. De hecho, la frase “ya nada es igual”, es una de las más repetidas en las sesiones de terapia.

La terapia de pareja es imprescindible cuando necesitáis recuperar el equilibrio, pero no sabéis cómo hacerlo

Equilibrio de parejaCon la terapia de pareja aprendéis a parar vuestro ciclo negativo, cuando os relacionáis de forma tan negativa. Sin querer que ocurra y probablemente sin daros cuenta, os ponéis a la defensiva y esto os conduce irremediablemente a una comunicación destructiva. La terapia os enseña a frenar y no volver a caer en ese bucle automático tan tóxico en el que caéis.

Vais a aprender a enfrentaros a vuestros conflictos y crisis para que podáis superarlos cuando éstos aparezcan de nuevo.
Es necesario que ambos aprendáis nuevas habilidades de comunicación y las pongáis en práctica una y otra vez hasta que podáis expresar vuestros sentimientos, expectativas y necesidades sin herir al otro, respetando su espacio, sus límites, individualidad y necesidades propias.

El proceso terapéutico os permite lograr un estado de equilibrio que os aportará:

  • Confianza y seguridad
  • Tranquilidad y serenidad
  • Comunicación asertiva
  • Armonía y equilibrio
  • Bienestar y satisfacción
Nuestro objetivo principal es salvar vuestra relación de pareja

 

Sin embargo, el proceso terapéutico también es muy útil para aquellos que tenéis claro que vuestra relación de pareja ya no tiene ningún futuro ni sentido alguno, y que sólo os está haciendo sufrir. Os ayuda a dar el paso definitivo con firmeza y seguridad, sin sentiros culpables, en el caso de que no os atreváis a separaros.

La psicoterapia os proporciona un espacio de desarrollo personal, de respeto y reconocimiento mutuo, donde juntos construimos una relación sólida. Durante el proceso terapéutico podréis afrontar vuestros problemas, solventar las disputas constantes y reparar vuestra relación de pareja estancada o en crisis.

Podréis transformar vuestra relación conflictiva, monótona o distante en fuente de cercanía, seguridad y confianza

La mayoría de las parejas venís a terapia porque discutís mucho. La realidad es que detrás de todas esas discrepancias, hay conflictos importantes sin resolver. En la  terapia de pareja averiguamos el origen del problema por el cual vuestra relación no está funcionando.

Para descubrirlo, necesitamos profundizar en vuestra historia de pareja. Indagar sobre cómo os conocisteis, en qué momento de vuestras vidas os encontrabais, a qué renunciasteis por estar juntos.

Analizamos las experiencias vividas con vuestras familias de origen, qué tipo de relación manteníais con vuestros respectivos padres antes de estar juntos y cómo os relacionáis con ellos en el presente.

Exploramos el tipo de relación afectiva que mantenían vuestros padres cuando vosotros eráis niños, ya que inconscientemente todos interiorizamos el “modelo de amor” de nuestros padres y lo trasladamos a nuestra pareja actual. Podréis daros cuenta y comprender cómo repetís automáticamente en vuestra pareja los mismos patrones de relación rígidos que aprendisteis en vuestra infancia, como por ejemplo reprochar, exigir, evitar al otro.

No conviene olvidar que hasta las parejas mejor avenidas y maduras pasan por momentos difíciles y tienen crisis. La mayoría de las veces esto ocurre sin que ninguno de los dos lo deseéis o lo veáis venir, y sin que sepáis siquiera cómo evitarlo.

En la mayoría de las ocasiones, el amor todavía existe y es la relación la que está estancada o deteriorada. Puede ocurrir que el vínculo emocional entre vosotros esté muy desgastado, o incluso roto. En estos casos, no deberíais precipitaros. Es preferible no tomar decisiones impulsivas que lamentéis después. Durante el proceso terapéutico descubriremos lo que está ocurriendo verdaderamente en vuestra relación para poder resolverlo.

Una pareja feliz no es aquella que no tiene crisis ni conflictos,
sino aquella que aprende a enfrentarse a ellos, los gestiona y resuelve eficazmente.

Tener en cuenta que no todos los problemas que os surjan en vuestra relación se tratan en una terapia conjunta de pareja. En ocasiones, es necesario que uno de los miembros de la pareja o ambos, haga un trabajo terapéutico individual porque ahí reside la clave para resolver el conflicto o malestar.

Iniciar una terapia de pareja os cambia la vida

Os ayuda a afrontar y resolver vuestros problemas

La terapia de pareja proporciona una gran ayuda a las parejas que aún os queréis pero que sentís que vuestra relación no os resulta satisfactoria.

Los motivos más frecuentes suelen ser:

  • Cuando lleváis tiempo acumulando enfados, decepciones, frustraciones, frialdad o las discusiones son muy frecuentes y se convierten en peleas descontroladas e irracionales.
  • Cuando vuestro vínculo emocional está desgastado, herido o se ha roto. Surgen faltas de respeto, desconfianza, indiferencia, agresiones, manipulaciones psicológicas…
  • Cuando sentís que estáis en crisis y no sabéis qué más hacer.
  • Cuando deseáis mejorar vuestra satisfacción en pareja y fortalecer la relación.
  • Cuando aparecen problemas de apego inseguro infidelidad, inseguridad, pérdida de control, dependencia emocional o celos que terminan por asfixiar al otro.
  • Cuando hay quejas frecuentes de carácter sexual.
  • Cuando surgen problemas de comunicación de manera constante.
Momentos difíciles
Hasta las parejas mejor avenidas y maduras pasan por momentos muy difíciles.
  • Cuando lleváis tiempo acumulando enfados, decepciones, frustraciones, frialdad o las discusiones son muy frecuentes y se convierten en peleas descontroladas e irracionales.
  • Cuando vuestro vínculo emocional está desgastado, herido o se ha roto. Surgen faltas de respeto, desconfianza, indiferencia, agresiones, manipulaciones psicológicas…
  • Cuando sentís que falta intimidad en la pareja.
  • Cuando hay un gran desequilibrio de poder en la pareja y uno de vosotros asume la toma de las decisiones importantes de la relación.
  • Cuando vuestra relación se ha convertido en pura rutina, monótona.
  • Cuando arrastráis conflictos mal resueltos o los que existen se intensifican y se mantienen en el tiempo.
  • Cuando no queréis aceptar mayores compromisos ni cambios en la relación.
  • Cuando no lográis satisfacer vuestras necesidades y os sentís frustrados.
  • Cuando tenéis dificultades para marcar el territorio personal dentro de la pareja.
  • Cuando os sentís invadidos por transgredir los límites establecidos en la pareja.
  • Cuando os sentís invadidos por vuestras familias, interfieren en vuestras decisiones y en la relación y generan continuos conflictos.
  • Cuando os sentís heridos en lugar de reconocidos y valorados por vuestra pareja.
  • Cuando queréis huir en lugar de afrontar las dificultades, y creéis que la única vía de escape es la separación.
  • Cuando surgen problemas graves de todo tipo: económicos, infertilidad, abusos, violencia, manipulación psicológica, llegada o educación de los hijos, diferencias culturales, desigualdad en la cooperación en las tareas domésticas…
  • Cuando habéis decidido poner fin a la relación y separaros, pero buscáis una ruptura lo menos conflictiva y dolorosa posible.

Si os identificáis con alguna de estas situaciones, estáis en el lugar adecuado.

Terapia de pareja¿Os sentís tristes, enfadados o quizá distanciados? Cuando no sabéis bien qué hacer, o lo que intentáis no resulta efectivo, es posible que os sintáis frustrados y agotados.

No os desaniméis porque los problemas de pareja se pueden superar con ayuda de un especialista en pareja. Sobre todo se consigue cuando ambos tenéis interés en resolver vuestros problemas y sanar la relación.

Construir una relación segura y satisfactoria constituye un desafío, pero la recompensa merece la pena. Podéis cambiar el modo en que os relacionáis y sentiros mucho más cerca que nunca de vuestra pareja.

Lo más inteligente y eficiente es que busquéis ayuda profesional al inicio de la problemática. Retrasarlo sólo conlleva que las dificultades se agraven. Las consecuencias de no recibir el tratamiento que necesitáis pueden ser peligrosas. Los problemas suelen continuar y empeorar, y pueden generar nuevos problemas.

Cuando existe insatisfacción con la relación, y ambas personas queréis resolver el problema,
es recomendable acudir a un experto en terapia de pareja

Porque cuando una pareja no logra resolver sus diferencias, conflictos o crisis, suele ocurrir que éstos se agravan cada vez más. Se cae en un ciclo negativo de interacción en el que ambos termináis adoptando automáticamente y sin poder remediarlo una actitud defensiva que conduce a una comunicación destructiva.

Discusiones constantesEmpiezan las discusiones constantes y cada vez antes se convierten en descalificaciones. Surgen las peleas descontroladas e irracionales que erosionan el amor y el respeto.

Aparece el rencor, la desilusión, y las heridas se hacen más y más profundas hasta que irrumpe la frialdad.

Llega la indiferencia, levantáis un muro entre ambos y las expresiones de afecto o amor se reducen cada vez más, aumentando la insatisfacción. Las esperanzas se desvanecen y como resultado os dedicáis menos tiempo como pareja, con lo que la inseguridad y el temor a la ruptura crecen.

Llegados a este punto, os puede irrumpir la sensación de fracaso, desolación y pesimismo. Es normal que os sintáis incapaces por vosotros mismos de desarrollar nuevas maneras de relacionaros sanamente. Esto implicaría tener que dejar atrás comportamientos, actitudes, hábitos, expectativas y creencias negativas que arrastráis desde hace mucho tiempo.

Es natural que romper este ciclo negativo de interacción sin ayuda profesional os resulte demasiado complejo, pues ni siquiera vosotros sois conscientes de que estas conductas pueden ser una de las causas graves de vuestros problemas.

Es difícil romper la forma tóxica en la que os relacionáis sin un terapeuta de pareja porque lógicamente ambos estáis demasiado involucrados emocionalmente como para poder observar vuestro ciclo negativo que se dispara automáticamente y manejarlo con destreza. Como dice sabiamente la expresión “los árboles no te dejan ver el bosque”.

Las parejas exigentes con su relación tienen más probabilidades de disfrutar una relación satisfactoria
que aquellas que renuncian a sus expectativas.

Por todo ello, en numerosos ocasiones es necesario recurrir a un psicoterapeuta de pareja, quien posee los conocimientos y herramientas necesarias para abordar y resolver las problemáticas eficazmente.

El proceso terapéutico os proporcionará los recursos psicológicos y emocionales apropiados y las herramientas necesarias que han servido a muchas otras parejas para que en lugar de centraros en evitar las crisis y los problemas, podáis estar preparados para afrontarlos y superarlos de forma emocionalmente inteligente, objetiva y madura.

A través de la terapia se crea el apoyo necesario para que la relación se cimiente sólidamente y podáis encontrar las fuerzas y energía para poder luchar juntos para afrontar la crisis y dar un paso más allá fortaleciendo la relación.

La terapia de pareja os ayudará a que podáis actualizar lo que hay de atrayente y de atractivo en vuestro compromiso de pareja actual. Se trata de redescubrir al otro en el aquí y en el ahora, explorar y construir juntos los nuevos significados, es volver a “emocionar” la relación, para que su paso por el tiempo vuelva a adquirir significado y sentido.

Y esto no se hace sometiendo o acorralando al otro, ni luchando contra él para que sea quien yo creo que necesito, sino arriesgándose cada uno en una iniciativa conjunta, a la confrontación y al cambio, atreviéndose a realizar los “ajustes creativos” necesarios que lograran transformar y enriquecer el vínculo amoroso.

Es necesario el bisturí del terapeuta de pareja para reparar la relación

Hoy en día ya no hay ninguna duda de que buscar ayuda profesional es la forma más adecuada e inteligente de enfrentarse tanto a los conflictos como a las crisis de pareja.

Os ofrecemos soluciones que funcionan.

Disfrutaréis de un servicio de calidad con un trato exquisito en un ambiente seguro, cálido y muy acogedor, con total confidencialidad y privacidad donde podréis tratar cualquier asunto que os preocupe.

Porque la solidez de nuestro enfoque terapéutico se basa en que encarna la nueva ciencia en el mundo de las relaciones afectivas. La terapia de pareja nos enseña a aprender la exquisita lógica del amor y las herramientas que lo hacen crecer.

Porque al igual que no todas las madres son iguales, tampoco todos los terapeutas somos iguales.

En el ámbito de la terapia clínica no resulta nada sencillo crear un vínculo psicoterapéutico seguro entre paciente y terapeuta. Es la tarea inicial más ardua y compleja a la que tenemos que enfrentarnos. No todos los profesionales somos capaces de lograr vínculos seguros, sólidos y afectuosos con los pacientes.

Porque la psicoterapia es un oficio desafiante que requiere tener esta habilidad innata y especial, ese don único que no se puede aprender en una universidad. Por fortuna, este don mágico es mi valor diferencial. Me distingue de otros profesionales, excelentes teóricos, que no consiguen crear ese vínculo reparador y especial, que tratan enfermedades en lugar de personas.

Nos esforzamos en crear experiencias emocionales
que reparan vuestras heridas, transformando la relación por completo

Nos elegís porque nuestra terapia de pareja no se centra sólo en hablar. En SoltarSaltar utilizamos técnicas avanzadas de última generación, mucho más eficaces, que proceden del cerebro límbico que tienen una influencia directa sobre el cuerpo y las emociones en lugar de utilizar exclusivamente el enfoque del lenguaje y la razón, a los que el cerebro emocional no es tan permeable.

Porque además del trabajo eminentemente práctico que realizamos durante las sesiones, os proponemos una serie de tareas para que realicéis en casa con el propósito de obtener que vuestra relación mejore sustancialmente a través del cambio individual que hacéis cada uno. Aprendéis a explorar nuevas formas de relacionaros que propician el acercamiento afectivo, fomentan la confianza, el respeto, la pasión, etc.

Porque hacer una buena psicoterapia de pareja requiere poner el foco de intervención sobre los patrones de interacción problemáticos que se dan entre vosotros, indagando sobre cómo las acciones de cada uno influyen en el comportamiento del otro, identificando así los orígenes de los problemas reales y poniéndoles solución logrando así transformar la relación conflictiva en una fuente de seguridad y amor. Debemos tener en cuenta que cuando las personas se unen para formar una pareja, sus interacciones son capaces de disparar la información no procesada de las experiencias de la familia de origen de cada uno o de sus relaciones anteriores como sus antiguas parejas, etc.

Confiáis en nosotros porque hacemos posible que cada uno sanéis vuestras heridas de apego inseguro que arrastráis del pasado. Para ello será necesario que construyamos un vínculo seguro y de confianza mutua para que puedan salir a la luz las necesidades de apego, expectativas y miedos que están ocultas en las dinámicas relacionales y puedan por fin ser reconocidas y satisfechas de forma que los dos os sintáis satisfechos y seguros en vuestra relación de pareja.

Relaciones duraderasPorque buscamos reprocesar vuestras experiencias y reorganizar las interacciones para crear un vínculo seguro entre las dos partes de la pareja: la sensación de conexión segura. Logramos esa seguridad trabajando sobre la accesibilidad emocional mutua, la capacidad de respuesta y el compromiso.

Nuestro objetivo no es solamente crear relaciones sanas sino relaciones duraderas que florecen.

Recuperar vuestro equilibrio y bienestar es fácil cuando contáis con el apoyo psicológico adecuado.

Si necesitáis iniciar una terapia de pareja, os ofrecemos soluciones eficaces para afrontar y resolver los problemas inherentes a vuestra pareja.

Disfrutaréis de una forma genuina de hacer psicoterapia innovadora y más eficiente

Porque su base empírica y pragmática la convierte en la actualidad en una de las terapias de pareja con mayor efectividad.

Las investigaciones muestran la eficacia de este tratamiento a gran escala que se ha probado en diferentes entornos con resultados estables y duraderos en el tiempo.

La Terapia Focalizada en las Emociones (TFE) está revolucionando la terapia de pareja hoy en día en todo el mundo por su nueva visión científica del amor. Gracias a las innovadoras investigaciones de las relaciones íntimas podemos aprender la exquisita lógica del amor y las herramientas que lo hacen crecer.

Nos ayuda a comprender lo que es verdaderamente el amor.
Cómo construirlo y cómo hacer que dure. A crear un vínculo seguro y duradero.
A disfrutar de una relación amorosa verdaderamente satisfactoria.

La Terapia Focalizada en la Emociones (TFE) es integradora; pone la mirada en el interior de las personas y en las relaciones que se establecen entre ellas. Integra un enfoque intrapsíquico sobre la manera en la que las personas procesamos nuestras experiencias, (especialmente las respuestas emocionales orientadas al apego), con un enfoque interpersonal sobre cómo organizáis las parejas vuestras interacciones en patrones y ciclos.

La TFE se basa en la teoría sobre la vinculación afectiva. Recoge un enfoque humanístico para reestructurar la experiencia emocional y un enfoque sistémico para reestructurar las interacciones entre los miembros de la pareja.

El poder de esta terapia TFE para conectar y transformar las relaciones de pareja está empíricamente comprobado. Se producen cambios significativos que tienen un gran impacto en todos los aspectos de las relaciones.

La TFE postula que las relaciones amorosas no son negociaciones racionales sino vínculos emocionales. Lo que verdaderamente os ocurre a las parejas es que habéis desconectado a nivel emocional; ya no os sentís seguros emocionalmente con el otro. El amor romántico es una cuestión de apego y vinculación emocional. Necesidad innata de tener a alguien de quien depender, un ser querido que pueda ofrecer conexión y consuelo emocional fiable y seguro.

Las parejas que aprendéis a crear un vínculo emocional seguro resolvéis más fácilmente vuestros problemas diarios.

La receptividad emocional es la clave para un amor duradero

Por todo ello en SoltarSaltar consideramos que la terapia TFE es indudablemente el enfoque más eficaz para resolver vuestros problemas amorosos. Logra reparar el amor y hacerlo más fiable y duradero.

Porque este enfoque ofrece un mapa de los problemas y los puntos fuertes de las relaciones. Proporciona un conjunto consecuente de estrategias, objetivos específicos e intervenciones terapéuticas. El proceso de cambio se esquematiza en etapas y pasos concretos que posibilitan provocar los cambios positivos y el compromiso emocional necesario para poder crear un vínculo seguro en la pareja.

La eficacia de este enfoque está científicamente demostrada. Posee una gran validez porque su aplicación es muy extensa ya que se ha utilizado con muchos tipos diferentes de parejas que presentaban problemas de muchas clases.

Porque como terapeutas TFE somos consultores de procesos que ayudamos a que las parejas reproceséis vuestras experiencias, particularmente la experiencia emocional de la relación.

Una nueva experiencia crea un tipo nuevo de diálogo, y este nuevo diálogo crea nuevos acontecimientos de interacción. Estos acontecimientos constituyen nuevos pasos e inician nuevos patrones en las interacciones de la  pareja.

Como terapeutas TFE nos centramos en vuestras respuestas aquí y ahora, rastreando y expandiendo tanto las experiencias internas como los movimientos y los contra-movimientos de la interacción entre vosotros. El cambio se produce cuando ambos miembros de la pareja se experimentan a sí mismos en una sesión de forma diferente e interactúan de una manera nueva.

Porque con este abordaje desde la TFE, el terapeuta de pareja no va a ciegas, sino que conoce:

  • El territorio – El problema
  • El destino – El objetivo
  • El mapa – Movimiento/ momentos clave

Porque la TFE permite al terapeuta de pareja tratar vuestros conflictos de un modo claro y conciso, según los elementos definidos por las últimas investigaciones sobre emoción, conflictos de pareja y bienestar conyugal.

Porque prestamos especial atención a vuestro mundo emocional, a menudo negado o falseado por ser considerado inadecuado, peligroso o simplemente por no saber cómo manejarlo.

Porque emoción y apego son los protagonistas principales en nuestro abordaje terapéutico.

Porque la TFE se basa en la teoría sobre la vinculación afectiva. Y la regulación del afecto es la base de la teoría del apego. La teoría del apego es la primera teoría sólida y sustancialmente validada sobre las relaciones de amor entre adultos. Somos mamíferos que creamos vínculos afectivos para sobrevivir. Esta teoría postula que la búsqueda y el mantenimiento de la conexión y el contacto son la motivación más importante del ser humano. El aislamiento es traumatizante. Las necesidades de conexión, bienestar y cuidado son absolutamente esenciales en todas las relaciones.

Nos enfocamos en las emociones, en las necesidades de apego y
en las formas de comprometernos y desvincularnos que utilizamos en pareja

Según la TFE, los conflictos de pareja se enquistan porque inevitablemente absorbemos las emociones negativas, tanto las propias como las de nuestra pareja, lo que provoca que los conflictos se mantengan sin resolver. Estas emociones negativas contienen los patrones de relación rígidos y automáticos que aprendimos en la infancia y que distorsionan la relación de pareja por lo que será necesario repararlos en la terapia. La capacidad de respuesta empática es la esencia de la Terapia Focalizada en las Emociones.

ParejaLa capacidad de respuesta empática de un terapeuta TFE crea seguridad y coherencia, estimula que os involucréis en el proceso. El objetivo es guiaros para que vosotros podáis generar esa capacidad de respuesta emocional en vosotros y en vuestra pareja.

A medida que el terapeuta de la TFE os ayuda a cada uno a expandir y reorganizar vuestra experiencia interna, la expresión de esta experiencia implica una nueva presentación del yo, un nuevo modo de relacionarse con la pareja, lo que a su vez evoca nuevas respuestas por parte de la pareja.

Cuando la TFE se implementa con éxito, cada miembro de la pareja se convierte en una fuente de seguridad, de protección y de confort para el otro. Cada uno de vosotros puede ayudar al otro a regular el estado de ánimo negativo y a construir un sentido del yo positivo.

Utilizamos técnicas avanzadas de última generación
que activan simultáneamente ambos hemisferios racional y emocional
que mejoran los resultados y reducen el tiempo de duración del tratamiento

Algunas terapias adolecen de centrarse en exceso o bien en la mente o en el cuerpo lo que da como resultado la aplicación de enfoques ineficaces, incapaces de apreciar y tratar los problemas a medida que se extienden en su conjunto por todo el cuerpo-emoción-mente.

Estudios rigurosos llevados a cabo durante los últimos 15 años han mostrado que entre un 70 y 75% de las parejas que pasan por la TFE se recuperan de sus problemas y son felices en sus relaciones.   Los resultados parecen ser duraderos, incluso en parejas que se encuentran en alto riesgo de divorcio. Todos vivimos el drama de la conexión y la desconexión. La TFE ofrece un mundo nuevo, un nuevo entendimiento no sólo de cómo amar, sino de amar bien a tu pareja.

En SoltarSaltar somos conscientes de que cuando una pareja acude a terapia, está en una situación realmente crítica, es por ello que nuestra terapia de pareja está basada en mejorar la relación centrándonos en la solución de conflictos y crisis de pareja.

Nuestro grado de especialización y nuestra experiencia nos ha llevado a diseñar soluciones eficaces para la mayoría de los problemas por los que atraviesan las parejas.

Con nuestro modelo de intervención terapéutica lograréis:

  • Identificar los orígenes de vuestros problemas reales y ponerles solución.
  • Examinar vuestra relación desde una perspectiva más objetiva e imparcial.
  • Analizar y comprender las dinámicas que están generando los conflictos.
  • Romper los patrones de interacción negativos de vuestra pareja.
  • Resolver las tensiones y aliviar el sufrimiento generado.
  • Aprender nuevas formas de comunicación asertiva y resolución de conflictos.
  • Facilitar la expresión de las problemáticas que se han convertido en tabú.
  • Aprender a poner límites firmes y sanos y a tolerar las diferencias entre vosotros.
  • Diseñar pautas de comportamiento positivas y satisfactorias para ambos.
  • Buscar soluciones eficaces, facilitar recursos y herramientas que os permitan fortalecer la relación y encontrar la satisfacción deseada.
  • Hacer posible que ambos podáis llevar a cabo los cambios necesarios para lograr el bienestar psíquico y emocional que necesitáis.
  • Restaurar la armonía y reparar vuestro vínculo.
  • Fomentar el aprendizaje emocional y relacional. A través del vínculo terapéutico os enseñamos a identificar, legitimar y manejar vuestras emociones de una manera más sana y beneficiosa para ambos miembros de la pareja.
  • Fortalecer vuestra autoestima y sanar vuestras heridas de apego inseguro.
  • Re-conectar emocionalmente al acceder a necesidades no reconocidas, miedos y emociones vulnerables que os harán abriros el uno al otro de forma más auténtica. Por ejemplo: Ella se muestra ante él enfadada, pero por dentro descubrimos que se siente sola y asustada. Él se muestra ante ella indiferente y hostil, pero interiormente averiguamos que lo que verdaderamente le ocurre es que tiene miedo a perderla.
Transformamos la relación conflictiva en fuente de seguridad y confianza

Con nuestra particular manera de abordar la terapia de pareja ambos podréis:

ConvivenciaConvertiros en personas maduras emocionalmente, que saben convivir con sus problemas, aprender de ellos y enriqueceros recíprocamente.

Crear una convivencia de calidad y larga duración, donde exista para ambos estabilidad emocional, desarrollo personal y disfrute sexual.

Al finalizar el proceso terapéutico: ambos miembros de la pareja estaréis comprometidos emocionalmente y tomaréis riesgos expresando vuestras emociones no reconocidas, las auténticas necesidades de apego no satisfechas, y escuchando las del otro con vulnerabilidad.

Os sentiréis vistos e importantes para el otro, reconocidos y aceptados.

Habréis aprendido cómo detener vuestro ciclo negativo si llega a encenderse, y cómo reparar los desencuentros.

Sentiréis esperanza al haber fortalecido vuestro vínculo afectivo y os mostraréis mucho más abiertos y honestos el uno con el otro.

Aliviamos el sufrimiento generado ante situaciones de conflictos y crisis de pareja
y fomentamos el aprendizaje emocional y relacional.

El hecho de acudir a terapia, ya sea individual o de pareja, nunca debería estar sujeto a ningún tipo de prejuicio puesto que hay circunstancias y momentos concretos en la vida en los que todos podemos necesitar ayuda profesional.

La palabra crisis significa “cambio inevitable”, se trata por tanto de un cambio necesario. Es por eso que a lo largo de cualquier relación sentimental es completamente normal e inevitable que toda pareja pase por diferentes etapas en las que se pueden encontrar ante situaciones diversas de crisis.

Es importante entender que nada puede permanecer inmóvil. Lo que no sufre ninguna transformación o bien no existe o está muerto. Las crisis tienen como finalidad remover la relación para poder seguir disfrutando del presente y de la novedad.

La mayoría de las parejas atraviesan varias crisis a lo largo de su relación, un estado en el cual es imprescindible que se produzca un cambio en el estado de las cosas. De hecho, las crisis suelen provocar una tensión que demanda una transformación en los comportamientos y hábitos que la pareja ha ido poniendo en práctica.

Las crisis nos permiten crecer como pareja y nutrir nuestra relación.

solo visteCualquier tipo de relación sentimental tiene que reactualizarse a través de las crisis y los conflictos. Se trata de descubrir y construir juntos los nuevos significados en lugar de permanecer estancados.

La novedad es nutritiva es por ello que las crisis de pareja son necesarias y positivas para el crecimiento y la reactualización de la pareja. Son la oportunidad que nos brinda cada relación de crecer personalmente y de hacer más profunda e imperecedera la relación.

Las crisis de pareja suelen aparecer cuando hay conflictos sin resolver o ansiedad acumulada y ninguna de las dos partes se siente preparada o con fuerzas para solucionarlo.

Aunque las crisis de pareja puedan suponer un alto grado de incertidumbre y ansiedad no tienen por qué conducir irremediablemente a la ruptura. Al contrario, la mayoría de las veces, sirven para poder satisfacer necesidades y pueden ser una gran oportunidad para que ambos miembros se conozcan mejor y para que la relación salga reforzada y el vínculo de unión más fortalecido que antes de la crisis.

Toda crisis supone una oportunidad de oro para que cada uno madure como persona
y se revalorice como sujeto afectivo a los ojos del otro.

Crisis de parejaLas “crisis de transición” son especialmente positivas, ya que tienen la función de permitirle a la pareja pasar a la siguiente etapa de su vida realizando los cambios necesarios en su forma de relacionarse.

Sin embargo, generalmente, las parejas no entienden los conflictos ni tampoco las crisis como algo positivo y creativo, como un paso adelante nutritivo en la relación, sino que las viven como algo peligroso y desestabilizador, como el fin de la relación.

Así, en lugar de mantener el compromiso y luchar juntos para manejar la crisis, tienden a evitarla con diferentes reacciones; atacando como forma de defensa, negando la situación, evadiendo el tema o reprochando, culpando y peleando entre sí, uno contra el otro. Es insostenible seguir haciendo lo mismo que antes. Ninguna de estas posiciones ayudará a solventar la crisis.

Con el tiempo, si la comunicación o la solución no llegan, la pareja se va distanciando y puede llegar a romperse. Terminar definitivamente con la relación ante los primeros síntomas de crisis no suele ser una opción inteligente ya que lo más normal es que, tarde o temprano, los problemas que dieron origen al conflicto se repitan nuevamente en la siguiente relación.

El fin de la relación no tiene por qué llegar si ambos sois capaces de incorporar nuevos recursos en vuestro día a día de pareja, asumiendo y afrontando los inevitables cambios, haciendo los ajustes creativos necesarios logrando así superar la crisis.

¿Pensáis que podéis estar inmersos en una crisis y que no disponéis de los conocimientos y recursos necesarios para abordarla eficazmente? Si es así, es el momento de solicitar ayuda profesional. Os ofrecemos soluciones que funcionan para resolver vuestros problemas de pareja.

Ofrecemos tratamientos adaptados a vuestras circunstancias concretas y necesidades de cada uno
con excelentes resultados visibles.

Existen situaciones que pueden darnos pistas de que estamos pasando por una crisis de pareja:

  • Pérdida de intimidad. Carencias afectivas. Indiferencia y actitud pasiva.
  • Falta de interés y de implicación.
  • Discusiones constantes y cada vez más intensas. O bien apenas se discute ya, porque ninguno confía en que se vaya a solucionar nada.
  • Escasas relaciones sexuales. Falta de deseo. Infidelidades. Celos. Inseguridades.
  • Dificultades en la comunicación. Temas que se enquistan y se convierten en tabú.
  • Continuamente aparecen críticas despectivas.
  • Sentís que camináis en direcciones opuestas. Ya no hacéis prácticamente nada juntos.
  • Cuando hay una sensación de incomodidad y de irascibilidad permanente con todo lo que hace o dice el otro. Sólo te fijas en sus defectos.
  • Disminución de momentos positivos compartidos.
  • Diferencias significativas en temas importantes como educación de los hijos, economía, relaciones de poder, costumbres culturales, grados de implicación y compromiso, reparto equitativo de las tareas del hogar…

Una pareja feliz con una relación sólida no es aquella que no tiene crisis ni conflictos, sino aquella que aprende a enfrentarse a ellos, los gestiona y resuelve eficazmente.

La pareja es un universo muy complejo donde ambos miembros evolucionan de distinta manera y las circunstancias de ambos son cambiantes. Además a todo ello hay que sumarle los estresores externos que también afectan considerablemente a todas las relaciones. Los seis estresores externos más comunes que representan piedras candentes incluso para las parejas más felices son: hijos, estrés laboral, familia política, dinero, sexo y labores del hogar.

Lo normal es que cualquier pareja pase por un momento de crisis e incluso atraviese varias crisis a lo largo de su relación. Es frecuente que esto ocurra sin que ninguno de los dos lo desee, y sin que sepan cómo evitarlo. Lo habitual es que la pareja aún se quiera pero que el vínculo emocional que les une esté muy deteriorado o a veces incluso roto.

Toda convivencia deteriora hasta cierto punto la calidad de los afectos que la originaron.
Por tanto, tarde o temprano, prácticamente todas las parejas sufren crisis en las que se replantean la convivencia.

Si estáis pasando por una crisis de pareja, es fácil que podáis sentir que…

  • Cuando discutís, a menudo perdéis los papeles y no arregláis nada. Os dais cuenta de que tenéis problemas y que cada vez estáis más y más distanciados. Tenéis miedo de que se rompa no sólo la relación sino la familia.
  • Vuestra vida sexual es casi inexistente o insípida y no parece que esto vaya a cambiar.
  • Sentís frustración, rencor, hay asuntos que no lográis dejar atrás y que vuelven a salir una y otra vez cuando menos lo esperáis.
  • Pensabas que dejando pasar el tiempo las cosas iban a volver a ser como antes pero te das cuenta de que vuestra relación está estancada y que incluso podría ir a peor.
  • Tú tienes muy claro lo que necesitan tus hijos pero tu pareja no lo ve igual, mientras tanto los niños no están bien y no sabes qué hacer. O a la inversa.
  • El ambiente en casa se hace irrespirable y muchos días preferirías hasta quedarte en el trabajo o estar en cualquier otro lugar.
  • La relación con tu familia política es insostenible, tu pareja sufre y no lográis resolverlo. O la inversa.
  • Te asusta pensar que vuestra relación no funciona pero no dejas de pensarlo.

Si detectáis éstos u otros síntomas parecidos, es más que posible que necesitéis urgente la ayuda profesional de un experto en terapia de pareja.

Revalorizarse

Las crisis de pareja son cambios inevitables en la relación que pueden deberse tanto a factores externos como internos.

Conviene saber que una crisis normalmente no irrumpe de manera repentina en la pareja sino que es un proceso paulatino. De hecho, los sucesos por venir se anuncian siempre mediante sus ecos.

Toda crisis puede regenerar a la pareja, o llevarla a su disolución, pero en ambos casos sirve para clarificar sus sentimientos y contribuir a su maduración personal.

El hecho de acudir a terapia, ya sea individual o de pareja, nunca debería estar sujeto a ningún tipo de prejuicio puesto que hay circunstancias y momentos concretos en la vida en los que todos podemos necesitar ayuda profesional.

El tiempo NO cura, lo que cura es lo que hacemos con el tiempo

Las relaciones de pareja perfectas NO existen, existen las relaciones de pareja sanas.

Lo normal es que en las parejas siempre existan diferencias, pero muchas veces, estas discrepancias de opinión van creciendo poco a poco, casi sin darse cuenta, hasta el punto de estallar en una grave crisis en la que la pareja comienza a plantearse seriamente si su relación tiene o no futuro. Sin embargo existen relaciones sanas que disfrutan de equilibrio psicológico y emocional. Suelen tener un enfoque realista con la pareja, no se ven arrastradas con facilidad por los problemas o reveses cotidianos.

Por eso, ante situaciones de estrés, crisis o dificultades, el modo saludable de superar estos problemas es conseguir que la vuestra se convierta en una relación sana. Que aprendáis a gestionar y manejar los problemas de forma emocionalmente inteligente, a reaccionar con moderación y a reponeros de los problemas con relativa facilidad.

Transformamos la relación conflictiva en fuente de seguridad y confianza

La mayoría de la gente cae en el error de creer que no hay nada nuevo que descubrir en relación al amor. Y no es así porque una pareja mantiene su significado y su sentido mientras siga siendo nutritiva. El amor requiere de creatividad, innovación, de un aprendizaje continuo, comprender mucho mejor nuestras dificultades amorosas, de aprender a discriminar y reconocer quien soy yo y quien es el otro verdaderamente para poder sentirnos más nutridos y crecer sanamente en nuestras relaciones de pareja.

ProblemasA menudo las crisis de pareja sacan a la superficie un montón de problemas que ya existían antes, pero que la pareja no había afrontado con anterioridad.

Ocurre con frecuencia que cuando la pareja ha construido a su alrededor una estructura demasiado rígida, aparece la resistencia al cambio y se genera una crisis que destapa los conflictos no resueltos, que se han mantenido latentes a lo largo de la relación. En estos casos, la crisis supone una bendición porque nos ofrece la oportunidad para poder resolver los temas pendientes, enriquecer y sanear vuestra relación.

Las crisis de pareja se pueden superar con ayuda de un especialista en pareja, siempre y cuando ambos miembros tengáis verdadero interés en sanar la relación y los dos os comprometáis con el terapeuta a trabajar juntos para encontrar soluciones efectivas a vuestros problemas. Para ello tendremos que profundizar y comprender muy bien toda la historia de vuestra pareja.

En nuestra vida en pareja, todos arrastramos una mochila del pasado cargada de experiencias, traumas y recuerdos previos que afectan a cómo interpretamos y cómo nos influyen las situaciones presentes. Un pequeño enfado puede convertirse en un volcán en erupción si uno de los dos, o los dos, tienen una herida abierta sin resolver en su pasado. Es por ello que en terapia de pareja es importante trabajar el origen de la crisis y romper los patrones automáticos del pasado que tiñen y distorsionan el presente.

Esta labor tan importante de afrontar y sanar el pasado sólo se puede hacer a través de una intervención terapéutica con un experto en esta materia. De esta forma la pareja estará preparada para:

  • Podréis comprender el significado profundo que tienen vuestras disputas, entendiendo así verdaderamente vuestra actual relación con mucha más claridad y poder enfocaros en ella ya libres de vuestros condicionamientos del pasado.
  • Podréis organizar patrones nuevos de comportamiento con nuevas creencias potenciadoras en lugar de las antiguas creencias limitadoras.
  • Podréis realizar ahora los “ajustes creativos” necesarios para poder llevar a cabo los cambios precisos y enriquecer la relación.
Las personas no rectifican porque son sabias, sino que se hacen sabias al rectificar.

En SoltarSaltar te ofrecemos dos alternativas para superar la crisis de pareja y que podáis disfrutar de una relación emocionalmente inteligente y duradera:

  1. En el caso de que los dos miembros de la pareja estéis dispuestos a superar la crisis, os proponemos realizar una terapia de pareja en conjunto. El objetivo principal sería mejorar vuestra relación centrándonos en la resolución de la crisis y los conflictos nucleares y encontrando valiosas y eficaces soluciones que resuelvan vuestras dificultades amorosas.
  2. En el caso de que tu necesidad primordial sea aclararte tú sobre si deseas o no continuar con tu relación de pareja, o en el que caso de que tu pareja rechace acompañarte en un proceso de terapia de pareja conjunta, te proponemos que realices una terapia individual donde acudes a resolver situaciones personales de pareja. La intervención terapéutica será exclusivamente contigo. Despejarás tus dudas. Decidirás si deseas que trabajemos juntos para superar la crisis de pareja que padeces o por el contrario tu necesidad va encaminada a lograr romper la relación de la forma menos dolorosa y conflictiva posible para ambos. Trabajar en este proceso de ruptura también os reportará grandes beneficios tanto a vosotros mismos como a vuestro entorno familiar, social y laboral.
Vuestro futuro juntos puede ser prometedor, incluso si las disputas tienden a ser muy negativas.
El secreto es aprender a evitar y controlar los daños.

La terapia de pareja os proporciona un espacio de desarrollo personal, de respeto y reconocimiento mutuo, donde juntos construimos una relación sólida. Supone un laboratorio de experiencias nuevo y enriquecedor en el que podréis aprender a integrar pautas saludables que mantendrán sólidos los cimientos de vuestra pareja, logrando:

  • Afrontar vuestros problemas y crisis.
  • Solventar las disputas constantes.
  • Superar vuestras dinámicas negativas.
  • Fortalecer vuestra relación creando un vínculo seguro.

Cuando superáis la crisis, y lográis disfrutar de una relación sana, emocionalmente inteligente y madura, os pasan cosas como:

Lo que yo puedo hacer por ti es…

  • Unirme a ti sin esclavizarte
  • Apreciarte sin juzgarte
  • Poder amarte sin aferrarme
  • Expresarte lo que necesito sin herirte
  • Pedirte sin exigirte
  • Ayudarte sin menospreciarte
  • Ponerte límites sin perderme y sin sentirme culpable
  • Poder amarte sin aferrarme…

Si tú puedes hacer lo mismo por mí,
entonces ambos podremos nutrirnos
uno con el otro y crecer juntos.

Así los dos podremos sentir
que estamos en una relación de pareja
verdaderamente sana.

La terapia de pareja actualmente es un servicio muy solicitado, especialmente tras la demoledora pandemia mundial de COVID-19 que ha disparado la demanda de este servicio, a todo tipo de personas, incluso aquellas que ya han decidido previamente la separación o el divorcio.

En general, todas las personas tendemos a subestimar la gravedad de nuestros problemas. Pensar que la pareja no funciona es algo tan difícil de asumir que preferimos ignorarlo. Solemos engañarnos atribuyendo las dificultades a cambios propios de las distintas etapas por las que pasan las parejas a lo largo de la relación.

Muchas veces no es tan evidente que necesitemos ayuda profesional. Lo normal, incluso en las parejas más felices, es que existan diferencias, pero muchas veces, estas discrepancias de opinión y de conductas van creciendo progresivamente. La situación va deteriorándose gradualmente lo largo del tiempo y ni siquiera nos damos cuenta de su existencia hasta el punto de estallar irremediablemente en una grave crisis. Otras veces, se trata de un cambio tan inesperado, que no sabemos cómo asumir ni manejar. Entonces la pareja comienza de pronto a plantearse seriamente si su relación tiene o no futuro.

En los problemas de pareja los dos sois parte del problema y los dos parte de la solución.

TerapiaLlegados a este punto, la crisis ha estallado gravemente. La sensación de fracaso irrumpe y es absolutamente normal sentirse incapaz por uno mismo de salir de este ciclo destructivo y desarrollar nuevas maneras de relacionaros sanamente.

Cuando una pareja no logra resolver sus conflictos, y éstos dejan de ser aislados, agravándose cada vez más. Se convierten en peleas constantes, también cuando sostienen las mismas disputas una y otra vez, moviéndose en círculos sin resolver nada, viendo que no avanzan, sintiéndose cada vez más frustrados y más aferrados en su posición. Ahí es cuando sin lugar a dudas se requiere tratamiento profesional para poder salir de este círculo tóxico.

Ocurre muy a menudo que cuando la relación de pareja estalla en una grave crisis, es cuando algunas personas deciden acudir a consulta en busca de una solución rápida y mágica para sus problemas. Una crisis de pareja constituye una situación extremadamente compleja, por lo que no se puede resolver rápidamente con una serie de “consejos express”.

Todas las parejas tenéis problemas, conflictos y crisis muy similares.

La solución a los problemas no depende tanto de su gravedad como de la capacidad para gestionarlos con habilidad.

En la realidad cotidiana es difícil aislar unos problemas de otros, porque todos suelen reforzarse recíprocamente y cada uno, en sí mismo, es un factor de riesgo, para la aparición de los demás; lo cual hace que sea muy común que sucedan crisis concatenadas, en las que una primera causa incorpora progresivamente a las demás, hasta convertir en grave un problema que en sus inicios podría ser fácilmente resuelto.

Un ejemplo de crisis concatenada sería: Una persona  que empieza a tener un problema de celos con su pareja, esto provoca en el otro miembro de la pareja que comience a mentir para evitar conflictos mayores, la mentira provoca incomunicación en la pareja, de la incomunicación al enamoramiento alternativo o a la infidelidad y de la infidelidad a la crisis de pareja y de la crisis a una posible ruptura.

Debéis manteneros alerta, para intervenir rápidamente cuando aparece un conflicto. Porque si dejáis que evolucione y se vuelva crónico, vuestros sentimientos pueden deteriorarse hasta un punto en el que se haga inviable la relación.

Siempre es mejor buscar ayuda profesional al inicio de la problemática que esperar a que las dificultades sean demasiado graves. Indudablemente es la forma más inteligente y eficiente de enfrentarse a los problemas de pareja.

Es un hecho que las parejas que dejan pasar menos tiempo desde los primeros indicios de los problemas, suelen encontrar mejores soluciones en menos sesiones terapéuticas. Los problemas no tratados suelen continuar y empeorar, y pueden generar nuevos problemas. Las consecuencias de no recibir el tratamiento que necesitáis pueden ser peligrosas. Cuanto antes consultéis con un experto en terapia de pareja, más fácil y rápido será y antes lograreis recuperar el equilibrio y bienestar. Más oportunidades tendréis de que la relación salga reforzada y el vínculo de unión más fortalecido.

Podréis transformar vuestra relación conflictiva, monótona o distante en fuente de cercanía, seguridad y confianza
PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE LA TERAPIA DE PAREJA

Como bien sabéis, no es posible generalizar en asuntos de amor. Cada pareja tenéis vuestras propias limitaciones. Los problemas son inevitables. Se necesita mucha flexibilidad y paciencia a la hora de abordarlos cuando éstos aparecen durante la convivencia.

Son muchos los factores que os pueden indicar que estáis en una relación de pareja conflictiva. Por ejemplo, son muy frecuentes en consulta los casos por crisis provocadas por:

  • Falta de comunicación
  • Disputas constantes
  • Infidelidad
  • Faltas de respeto y agresividad
  • Celos e inseguridad
  • Conflictos sin resolver
  • Relaciones estancadas o deterioradas
  • Problemas sexuales

Hay situaciones particularmente estresantes que actúan como desencadenantes de los problemas de pareja y que representan piedras candentes incluso para las parejas más felices. Tienen que ver con estrés laboral, familia política, problemas económicos, hijos, enfermedades, llegada de un bebé y tareas del hogar.

En otros casos, los problemas pueden surgiros con la jubilación o cuando vuestros hijos se van de casa. Tenéis más tiempo para pasar juntos en pareja y comienzan a surgir las desavenencias.

¿Os sentís afectados por alguno de ellos? Si es así, no estáis solos.

La terapia de pareja os ayuda a resolverlos.

Quizás el mayor miedo que os asalta a muchas parejas que buscáis terapia es que el terapeuta os diga que tenéis que romper la relación. Nada más lejos de la realidad. Uno de los objetivos de la terapia de pareja es precisamente ayudaros a mejorar la relación y que ésta sea satisfactoria para ambos. Jamás juzgar si debéis o no separaros.

La decisión de reconciliaros o separaros solamente la podréis tomar vosotros.
Nunca el psicoterapeuta.

Otras parejas asistís a consulta buscando que el psicoterapeuta actúe de “juez” en favor de uno de vosotros. Buscáis que os plantee un “desempate” sobre el conflicto que existe entre ambos. En SoltarSaltar NO somos jueces que sentenciamos a favor tuyo o de tu pareja. En nosotros encontraréis un mediador imparcial y neutral.

Nuestro objetivo es que los dos logréis satisfacción y bienestar en vuestra relación de pareja

Hoy en día hacer terapia resulta algo de lo más natural, pues ya no se asocia con tener problemas muy graves, sino con reconocer que a veces carecemos de herramientas suficientes para afrontar situaciones difíciles que todos vivimos.
Al principio, es normal que os cueste un poco tomar la decisión de pedir ayuda profesional cuando os dais cuenta de que algo no funciona en vuestra relación. Es lógico, es una experiencia totalmente nueva que os puede conectar con vuestra vulnerabilidad. Implica poneros en manos de un desconocido y revelarle vuestros asuntos íntimos.

A todos nos asusta mirar dentro de nosotros mismos, por eso tendemos a minimizar la gravedad de nuestros problemas

Pensar que vuestra pareja no funciona os resulta tan difícil de asumir… Preferís ignorarlo o engañaros con alguna excusa. Es injusto que sea así, pero lo cierto es que algunas personas sentís vergüenza, otras la sensación de haber fracasado cuando habéis intentado resolver el problema o la crisis por vuestros propios medios pero no lo habéis logrado.

Las personas que acudís a terapia sois mucho más valientes, nobles y responsables. Sois valientes por decidiros a venir cuando sentís que lo necesitas, por atreveros a revelar vuestros asuntos íntimos, a descubrir lo que verdaderamente os sucede en la relación, por aceptar vuestras limitaciones, por reconocer vuestras carencias, por invertir vuestro tiempo y dinero para conseguir aquello que necesitáis, por querer crecer y evolucionar, por hacer frente a los problemas, por responsabilizaros en buscar soluciones eficaces, por no engañaros o culpar al otro…

terapia-pareja-faq
Las personas más fuertes y valientes se forjan a base de enfrentar retos

Acudir a un experto para recibir el tratamiento profesional que necesitáis debería ser lo más natural del mundo cuando algo os afecte considerablemente en vuestra vida. De la misma forma que acudimos al médico cuando nos encontramos mal, y no sentimos vergüenza por ello, deberíamos acudir a un terapeuta de pareja cuando existe un gran malestar o insatisfacción con la relación de pareja.

Al igual que cuando escuchamos un ruido extraño en el coche acudimos inmediatamente al taller a revisarlo y no esperamos a que sea demasiado tarde, porque sabemos que cuánto más tarde será peor, lo mismo deberíamos hacer con los problemas de pareja o cuando sufrimos por desamor.

El hecho de acudir a terapia, ya sea individual o de pareja, nunca debería estar sujeto a ningún tipo de prejuicio. Hay circunstancias y momentos concretos en la vida en los que todos podemos necesitar ayuda profesional.

Lo más inteligente y eficiente es pedir ayuda lo antes posible ya que cuanto más dejéis correr el problema más se agravará y más difícil será solucionarlo después. No recibir el tratamiento que necesitáis puede tener consecuencias desastrosas. Los problemas no tratados siguen sin solucionarse y suelen generar nuevos problemas con lo que vuestra situación empeoraría.

La mejor forma de abordar vuestros temores es que nos contéis los que os preocupa en una primera consulta sin compromiso. Así podréis resolver vuestras inquietudes. Este es el primer paso para empezar a sentiros mejor y a solucionar vuestros problemas.

En muchas ocasiones las parejas asistís a consulta buscando “un juez” que avale en favor de uno de vosotros. Buscáis que plantee un “desempate” sobre el conflicto entre ambos.

En SoltarSaltar creemos firmemente que es un grave error terapéutico sentenciar a favor de uno de los miembros de la pareja. Como profesionales especializados, nos esforzamos en ser objetivos y neutrales y actuar como mediadores desde una posición absolutamente imparcial ya que nuestro cometido es el bienestar de ambos miembros de la pareja por igual.

Lo que vivimos en terapia cada día es que en la mayoría de los casos, las parejas no pueden imaginarse por sí solas lo que se necesita hacer para recuperar el equilibrio en la crisis.

Es en esos momentos de crisis, cuando muchas parejas deciden acudir a nuestra consulta en busca de una solución rápida para sus problemas. Sin embargo, una crisis de pareja constituye una situación extremadamente compleja, por lo que NO se puede resolver con una serie de consejos “express” de entrega rápida.

En cada una de las distintas etapas por las que pasa una relación de pareja, las personas deben enfrentarse a situaciones nuevas, para las cuales no siempre cuentan con los recursos psicológicos y emocionales apropiados por lo que se hace necesario la ayuda de un profesional experto.

El foco de atención recae principalmente sobre la “relación” que mantenéis. Digamos que vuestra “relación” es nuestro principal cliente y no vosotros individualmente.

Ejercemos la flexibilidad y la empatía adaptándonos a las vivencias personales de cada uno de vosotros así como a los distintos estilos emocionales. Tanto a las personas que sois expresivas emocionalmente y os gusta compartir vuestros sentimientos, como a las que no os sentís en absoluto cómodas hablando de emociones. Sentimos respeto absoluto hacia ambas personalidades por igual.

Con el fin de cumplir rigurosamente con el requisito de ser imparcial, en SoltarSaltar tenemos el compromiso de someternos a revisar cada caso con un profesional experto en supervisión. El supervisor aporta una mirada externa y garantiza la calidad del proceso terapéutico.

Hacer una buena psicoterapia de pareja requiere poner el foco de intervención sobre los patrones de interacción problemáticos que se dan entre vuestra pareja. Indagar sobre cómo las acciones de cada uno influyen en el comportamiento del otro.

En SoltarSaltar os proporcionamos los recursos emocionales y psicológicos apropiados y las herramientas necesarias que os van servir para resolver vuestros conflictos y para fortalecer vuestra relación.

Con el fin de cumplir rigurosamente con el requisito de ser imparcial, en SoltarSaltar tenemos el compromiso de someternos a revisar cada caso con un profesional experto en supervisión. El supervisor aporta una mirada externa y garantiza la calidad del proceso terapéutico.

Si no sabes bien qué hacer, o lo que intentas no resulta, es posible que te sientas frustrado y agotado. No te desanimes. Hasta las parejas mejor avenidas y maduras pasan por momentos difíciles.

¿Te sientes triste?Construir una relación segura y satisfactoria constituye a veces un desafío, pero la recompensa merece la pena. Podéis cambiar el modo en que os respondéis mutuamente. Tú te sentirás mejor, y él o ella, también.

Si echáis de menos vuestra antigua conexión y los dos estáis decididos a hacer cambios positivos, tenéis mucho recorrido.

La terapia de pareja es un buen espacio sagrado para explorar en un entorno seguro lo que os está ocurriendo, de manera que puedas reencontrarte con tu pareja.

Con la terapia de pareja lograreis:

  • Prestar atención a las necesidades de los dos.
  • Ver qué ocurre exactamente cuando la conversación se vuelve difícil.
  • Si os habéis hecho daño, aprender a repararlo para poder pasar página.
  • Fortalecer vuestro vínculo y acercaros el uno al otro haciéndoos sentir seguros y valorados en la relación.
  • Desarrollar maneras nuevas y eficaces de afrontar vuestras diferencias.
  • Mejorar vuestra comunicación y aclarar vuestros sentimientos.
  • Trabajar en equipo para diseñar la vida de pareja que queréis.
  • Comunicar de forma clara y segura qué necesitaríais exactamente cada uno para poder continuar en la relación.

Los problemas llegan aunque no queramos y las soluciones sólo se pueden encontrar cuando estamos dispuestos a favorecerlas.

De lo que ocurre entre dos personas nunca es responsable uno solo.
No siempre somos responsables del problema, pero siempre somos corresponsables de la solución

Aunque los problemas de pareja son experimentados por los dos miembros, casi siempre es uno de ellos quien decide buscar ayuda profesional.

A veces ocurre que hay personas que piensan que es el otro el que tiene que cambiar y no ellos, que el problema es por culpa del otro y por ello se niegan a acudir a terapia con su pareja.

Pareja no quiereAlgunas personas tienen miedo a la terapia, a que el terapeuta les juzgue; otras aún no están preparadas para admitir que tienen un problema que requiere tratamiento profesional. Hay personas que para evitar el compromiso de iniciar un proceso terapéutico, argumentan “que eso no sirve para nada”. Otras personas dicen que no confían en el proceso (aunque no suelen tener ninguna experiencia personal que avale su argumento). Otras veces nuestra pareja nos expresa que no quiere exponerse ante un tercero, un completo desconocido.

Si tu pareja no desea asistir a las sesiones de terapia contigo, te recomendamos ser paciente y amable con tu pareja. Sigue estando ahí para él/ella, mostrando compasión y tolerancia. Puedes empezar por animarle ofreciéndole argumentos desde el máximo respeto que le puedan ayudar a plantearse cambiar su manera de pensar.

Si a pesar de ello, insiste en que no quiere acudir contigo a la terapia de pareja, entonces te animamos a que respetes su decisión. Inicia tú el proceso terapéutico y poco a poco irás aprendiendo cómo revitalizar tu relación de pareja desde dentro.

La terapia también puede ser bastante útil con un solo miembro de la pareja. Puedes ir poniendo en práctica todo lo que va aprendiendo en las sesiones. Muchas veces sucede que la persona que se ha negado a acudir a terapia, al percibir los cambios en su pareja y notar los beneficios que éstos implican para la relación, cambia de opinión y acaba por acudir voluntariamente a las sesiones.

La terapia individual te ayudará a comprender lo que es realmente el amor.
Cómo construirlo y cómo hacer que dure.
A crear un vínculo seguro y estable con tu pareja.

Lamentablemente no es posible generalizar en asuntos de amor. Cada pareja es un mundo y por ello cada caso es completamente diferente. Además cada persona experimenta sus propias limitaciones a la hora de afrontar y abordar los conflictos que inevitablemente aparecen durante la relación de pareja.

Por ello, el número de sesiones que conlleva una terapia de pareja dependerá lógicamente del problema a tratar en cuestión, de la gravedad y de la cantidad de tiempo que llevéis arrastrando los conflictos, así como de la predisposición al cambio que tengáis ambos miembros de la pareja. Por daros una referencia media aproximada la terapia de pareja suele durar entre seis y nueve meses.

Lo normal es que se realice 1 sesión a la semana y, a medida que avanza el proceso, éstas se hagan cada 15 días, mientras tanto la pareja irá llevando a la práctica las nuevas pautas de comportamiento y los “ajustes creativos” y demás recursos necesarios.

La Terapia Focalizada en las Emociones (TFE) está revolucionando la terapia de pareja hoy en día en todo el mundo por su nueva visión científica del amor. La base empírica y pragmática que posee este modelo de intervención terapéutico basado en la teoría sobre la vinculación afectiva la convierte en una de las terapias de pareja con mayor efectividad en la actualidad. Realmente funciona súper bien, obteniendo resultados visibles y duraderos en pocas sesiones.

¿Funciona la terapia?El resultado de la terapia de pareja dependerá en gran medida de lo motivados que estén los miembros de la pareja para trabajar en sus dificultades y de lo importante que sea para ambos la propia relación.

La terapia es mucho más eficaz si se acude nada más observar el malestar en la relación que si se deja pasar el tiempo hasta que el desgaste sea catastrófico. Lamentablemente las estadísticas muestran que se suele esperar entre cinco y seis años en acudir a terapia, a pesar de haber observado indicios de que la relación no funciona tan bien como les gustaría.

A pesar de la frustración, el enfado y las decepciones, cuando ambas personas aún se quieren y están dispuestas a involucrarse en el proceso de cambio, las probabilidades de éxito de la terapia son realmente elevadas.

CIFRAS de éxito:

El porcentaje de éxito de una terapia de pareja está en torno al 70%. Sin embargo, es mucho más alto si la pareja acude antes de que los problemas se agraven más.

3 de cada 4 parejas admiten una gran mejoría tras la terapia de pareja.

Si no sabes bien qué hacer, o lo que intentas no resulta, es posible que te sientas frustrado y agotado. No te desanimes. Hasta las parejas mejor avenidas y maduras pasan por momentos difíciles.

Construir una relación segura y satisfactoria constituye a veces un desafío, pero la recompensa merece la pena. Podéis cambiar el modo en que os respondéis mutuamente. Tú te sentirás mejor, y él o ella, también. Si echáis de menos vuestra antigua conexión y los dos estáis decididos a hacer cambios positivos, tenéis mucho recorrido

Por su experiencia emocional reparadora

Por la entrega y dedicación requerida,

Por el equilibrio y la seguridad que os aporta,

Por lo que se benefician además vuestros seres queridos y descendientes,

La terapia es una experiencia fascinante que os cambia la vida