Inteligencia emocional en Madrid

La inteligencia emocional de psicólogos Madrid permite regular y controlar las emociones, evitar que la angustia, estrés, la ansiedad interfiera con nuestras facultades racionales. Nos enseña a empatizar y confiar. Nos sirve para el trabajo y la vida.

La inteligencia emocional es la capacidad para reconocer, comprender y regular nuestras emociones y las de los demás. Necesitamos desarrollar estas destrezas o habilidades que pueden ser utilizados sobre uno mismo (competencia personal) o sobre los demás (competencia social).

Percibir las emociones: significa reconocer de forma consciente nuestras emociones (consciencia emocional) e identificar qué sentimos y ser capaces de darle una etiqueta verbal.

Comprender las emociones: significa integrar lo que sentimos dentro de nuestro pensamiento y saber considerar la complejidad de los cambios emocionales. Las emociones nos dominan: el legado genético que hemos heredado determina nuestras reacciones ante situaciones concretas. Son las emociones innatas.

Regular las emociones: significa dirigir y manejar las emociones tanto positivas como negativas de forma eficaz.

Terapia Inteligencia Emocional en Madrid
Terapia Inteligencia Emocional en Madrid

Entre las habilidades que podemos aprender: autocontrol, entusiasmo, perseverancia y capacidad para motivarse a uno mismo, perseverar en el empeño a pesar de las frustraciones, de controlar los impulsos, de diferir las gratificaciones, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales, la capacidad de empatizar y confiar en los demás, etc.

Todos conocemos casos de personas poco brillantes intelectualmente hablando, que alcanzan posiciones privilegiadas en el mundo laboral, y es porque de la inteligencia emocional pueden beneficiarse todas las personas, tanto los adultos como los niños, con mayor o menor coeficiente intelectual.

La inteligencia académica tiene poco que ver con la vida emocional. Hasta las personas con un coeficiente intelectual muy alto puede ser pésimos gestionando su vida y llegar a perderse en las pasiones desenfrenadas y los impulsos ingobernables. Su coeficiente intelectual no nos dice absolutamente nada en cuanto al modo en que reaccionará ante las vicisitudes que le presente la vida.

Al igual que ocurre con la lectura o con las matemáticas, por ejemplo, la vida emocional constituye un ámbito –que incluye un determinado conjunto de habilidades- que puede dominarse con mayor o menor destreza. Y el grado de dominio que alcance una persona sobre estas habilidades resulta decisivo para determinar el motivo por el cual ciertos individuos prosperan en la vida mientras que otros, con un nivel intelectual similar o superior, acaban en un callejón sin salida.

Existe una clara evidencia de que las personas emocionalmente desarrolladas, es decir, las personas que gobiernan adecuadamente sus emociones, y asimismo saben interpretar y relacionarse efectivamente con los sentimientos de los demás, disfrutan de una situación ventajosa en todos los dominios de la vida, desde las relaciones íntimas hasta la comprensión de las reglas tácitas que gobiernan el éxito en las empresas.

Las personas que han desarrollado adecuadamente las habilidades emocionales suelen sentirse más satisfechas, son más eficaces y más capaces de dominar los hábitos mentales que determinan la productividad. Quienes, por el contrario, no pueden controlar su vida emocional, se debaten en constantes luchas internas que socavan su capacidad de trabajo y les impiden pensar con la suficiente claridad.

Son las emociones las que nos permiten afrontar situaciones demasiado difíciles (el riesgo, las pérdidas irreparables, la persistencia en el logro de un objetico a pesar de las frustraciones, la relación de pareja, la creación de una familia, etc. como para ser resueltas exclusivamente con el intelecto. Cada emoción nos predispone de un modo diferente a la acción.

Terapia Inteligencia Emocional en Madrid
Terapia Inteligencia Emocional en Madrid

Todos sabemos por experiencia propia que nuestras decisiones y nuestras acciones dependen tanto –y a veces más- de nuestros sentimientos como de nuestros pensamientos. Para bien o para mal, en aquellos momentos en que nos vemos arrastrados por las emociones, nuestra inteligencia se ve francamente desbordada.

Lograr regular las emociones no es fácil, especialmente cuando lo que deseamos, sobre todo en el caso de emociones negativas, es huir de nosotros mismos. El problema no radica en las emociones en sí, sino en su conveniencia y en la oportunidad de su expresión.

Lo inteligente es saber reconocer estas situaciones, saber qué hacer y dónde acudir. En estos casos es difícil conseguirlo sin la ayuda externa que proporciona la terapia que logra penetrar en el conocimiento de las emociones universales como única manera de poder gestionarlas adecuadamente.

Libros recomendados:
La inteligencia emocional“. Autor: Daniel Goleman
Corazones inteligentes“. Autores: Pablo Fernández Berrocal y Natalia Ramos Díaz.

En SOLTAR y SALTAR, centro de tratamiento y psico terapia en Madrid, te regalamos la primera sesión.

Aprovecha en Diciembre nuestro regalo de Navidad. Tu primera sesión totalmente gratuita. Llámanos para concertar tu cita.