Frases para la Reflexión

  • Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.

  • El dolor es inevitable pero el sufrimiento se puede superar.

  • Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos.

  • El mayor de todos los errores estriba en no hacer nada porque sólo puedes hacer poco.

  • El ser humano que se levanta, aún es más grande que el que no ha caído.

  • Si das pescado a un hombre hambriento, le nutres durante una jornada. Si le enseñas a pescar, le nutrirás para toda la vida.

  • Amar a un ser humano es ayudarle a ser libre.

  • El que lo fuerza lo estropea. El que lo agarra lo pierde.

  • Una vida no examinada no merece la pena ser vivida.

  • Mis juicios me impiden ver lo bueno que hay tras las apariencias.

  • Lo que no ves en ti mismo, tampoco podrás reconocerlo en otros.

  • Nunca aprendí nada mientras estaba hablando.

  • Si quieres crecimiento y unión en tus relaciones, no trates de modificar a los demás. Modifica tu forma de ver las cosas.

  • Los hombres piensan que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.

  • En la vida no hay cosas que temer. Sólo hay cosas que comprender.

  • He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.

  • El agua del río, por turbia que esté, se volverá clara.

  • Haciendo lo que tememos, disolvemos nuestro temor.

  • Lo que más nos irrita de los demás es aquello que puede conducirnos a un mejor entendimiento de nosotros mismos.

  • Un amanecer nublado no significa necesariamente un día de lluvia.

  • El que sufre antes de lo necesario, sufre más de lo necesario.

  • La mayor parte de las alteraciones humanas esconden algún tipo de exigencia.

  • Tacto es la habilidad de lograr que otro vea la luz sin hacerle sentir el rayo.

  • Quienes son infelices en este mundo, sólo necesitan a personas capaces de prestarles atención.

  • Lo importante no es lo que se dice, sino lo que se hace.

  • Todo aquello que puedas imaginar, lo puedes realizar.

  • Todos somos ignorantes aunque en temas distintos.

  • No basta sólo con vivir, es preciso también soñar.

  • Invierte en aquello que un naufragio no te pueda arrebatar.

  • Los pensamientos y las actitudes positivas generan emociones y comportamientos positivos.

  • El mayor descubrimiento de cualquier generación es que el ser humano puede cambiar su vida, cambiando su actitud mental.

  • Lo que vemos depende mucho de lo que creemos. Todo depende de cómo veas las cosas y no de cómo son en realidad.

  • No existen fracasos, apenas experiencias y nuestras reacciones a las mismas.

  • Aprender a pensar sin juzgar, observar los hechos sin hacer juicios ni valoraciones. Percibirás las cosas con la mente más abierta y cambiarás tu percepción del mundo.

  • Hazte amigo de ti mismo y nunca te sentirás solo.

  • Muchas pequeñas derrotas conducen a la gran victoria.

  • Saber que no se sabe, ya es saber.

  • La mejor manera de librarse de un problema, es resolverlo.

  • Si pudiéramos leer la historia secreta de nuestros enemigos, encontraríamos en la vida de cada uno las suficientes penas y sufrimientos como para desarmar cualquier hostilidad.

  • Cuando hacemos lo que tememos, disolvemos nuestro temor.

  • El mundo es mucho más rico que cualquiera de las representaciones que nos hagamos de él, por tanto, cuantas más perspectivas tengamos, más rico nos parecerá.

  • Hay un secreto para vivir feliz con la persona amada: no pretender modificarla.

  • Dejo de resistirme a lo que rechazo de mí. También soy eso.

  • En lugar de buscar la paz que no tienes, encuentra aquella que nunca perdiste.

  • La mente crea el puente pero es el corazón quien lo cruza.

  • Acusar a los demás de los propios infortunios es un signo de falta de educación. Acusarse a uno mismo demuestra que la educación ha comenzado. No acusarse uno mismo, ni acusar a los demás, demuestra que la educación ha sido completada.

  • La diferencia fundamental entre un hombre dormido y uno despierto es que el dormido lo toma todo como una bendición o una maldición, mientras que el despierto lo toma todo como una oportunidad de aprendizaje.