Paloma Alonso de la Cruz psicóloga

  Conócenos

En SOLTAR y SALTAR trabajamos desde un enfoque humanista integrativo centrado en el cliente, utilizando principios, estrategias y técnicas de diferentes escuelas. No excluimos ningún modelo terapéutico y además aplicamos lo más útil de cada uno de ellos para cada caso específico.

En definitiva, la psicoterapia sirve para tratar aquellas dificultades que nos encontramos en la vida; es decir sufrimientos específicos o inespecíficos que no somos capaces de resolver y afrontar solos, y para los que necesitamos ayuda profesional. Pueden ser problemas de relación conmigo mism@ y mi mundo interior, o bien en la relación con el mundo exterior. Limpiando y dejando atrás las cargas negativas, transformándolas en aprendizajes y experiencias que reordenen nuestras vidas, de una forma más consciente, vital, y creativa.

Proponemos un tratamiento centrado en la persona, desde la idea de hacer de la Terapia y el Coaching algo diferente, a medida, y realmente eficaz; manteniendo una actitud empática y auténtica, de escucha activa y aceptación incondicional. El protagonista eres tú y mereces contarte a tu ritmo.

Creemos firmemente en que las personas poseen todos los recursos que necesitan para hacer frente a sus problemas. Sin embargo, las posibilidades de engañarnos a nosotros mismos son casi ilimitadas. Tendemos a no querer saber, reducimos el nivel de nuestra consciencia para evitar el dolor y la frustración y por ello, a menudo, tendemos a evadirlo, a negar nuestros miedos, a racionalizar nuestro comportamiento, y a crear la apariencia de una autoestima que no poseemos. Es imprescindible creer en nosotros mismos y confiar. Debemos pensar, cultivar nuestros recursos y ser los responsables de nuestras elecciones, de los valores que moldean nuestras vidas.

Hemos creado SOLTAR Y SALTAR porque pensamos que para “saltar” hacia lo nuevo, hay que arriesgarse a “soltar” lo que está flojo, lo inservible, lo que te hace daño, lo que te envenena, para poder crecer, avanzar, evolucionar. A veces, simplemente con atrevernos a soltar, las cosas cambian.

El proceso terapéutico consiste en pasar de la necesidad de apoyarse en otro a la capacidad de apoyarse en uno mismo. La terapia te ayuda a descubrirte a través de la relación terapéutica, aprendiendo así a relacionarte con los demás aceptando lo que sientes. Fomenta la intimidad, seguridad, confianza, tolerancia y en definitiva te proporciona auto-apoyo. Si no nos apoyamos a nosotros mismos ¿cómo vamos a sentir el apoyo de los demás?

Experimentar nuestros sentimientos tiene un poder curativo directo: aliviar el dolor/sufrimiento y facilitar e incrementar el bienestar. Cuando combatimos un bloqueo se vuelve más fuerte, sin embargo cuando lo reconocemos y aceptamos, empieza a diluirse, se afloja.

Las experiencias vividas en terapia producen asimilación, crecimiento, satisfacción y por lo tanto cambio. La terapia para nosotras es precisamente un laboratorio de vivencias, experimentos, ensayos y errores. Solemos aprender mediante la experiencia.

La terapia es una vía de crecimiento de las más potentes que existen. Gracias a la terapia, el mundo puede volverse un lugar en el que puedo arriesgarme, disfrutar, confiar y crear vínculos emocionales sanos.

Por ello, la necesidad de acudir a terapia, para lograr una mayor madurez al tener una visión más amplia de mí mismo y del mundo que me rodea. Necesitamos saber quiénes somos y estar centrados en nosotros mismos, saber lo que nos importa; de otra manera será fácil que nos barran y arrastren valores extraños al perseguir metas que no nos satisfacen.

Nuestra dedicación, ilusión y saber hacer, está enfocado a que nuestros clientes mejoren, a través de una atención personalizada y un seguimiento continuo, a que aprendan a vivir de otra manera, porque cada día en nuestros procesos terapéuticos comprobamos que es posible.

Sentimos la necesidad de ser humildes, aprendemos cada día de vosotros, por ello no dejamos de ser nunca aprendices, seguimos formándonos año tras año, para estar sólidamente preparadas y poder apoyaros en vuestros procesos terapéuticos con toda la tolerancia y dedicación que merecéis.

­Logramos poner a los clientes en contacto con sus recursos positivos. No sólo pensamos que a través de la terapia, un mundo mejor es posible, sino que lo comprobamos día a día, año tras año, nuestros clientes así lo testifican. Que tú te sientas mejor es posible.

Conoce más sobre nosotras

Paloma Fernández y Paloma Alonso.