Terapia Gestalt

El proceso terapéutico consiste en pasar de la necesidad de apoyarse en otro a la capacidad de apoyarse en uno mismo.

¿Qué es la Terapia Gestalt?

La Terapia Gestalt es un enfoque terapéutico encuadrado dentro del movimiento de la Psicología Humanista, que se caracteriza por no estar enfocado exclusivamente en tratar enfermedades y patologías. Además se focaliza en el desarrollo del potencial humano y pone el acento en reforzar las cualidades positivas de la persona.

La Terapia Gestalt comparte con la Psicología Humanista la visión esperanzada del ser humano que tiende a su auto-realización, no como individuo enfermizo sino con recursos saludables para su desarrollo óptimo en el aquí y ahora: un tiempo presente y puntual despojado de absolutos e inmerso en una situación de relación con los otros y con el mundo.

La Terapia Gestalt, más que una teoría de la psiquis, es un abordaje terapéutico eficaz y toda una filosofía de vida donde prevalece la conciencia, el darse cuenta, la propia responsabilidad de los procesos en curso y la fe en la sabiduría intrínseca de la persona íntegra y completa para auto-regularse de forma adecuada en un medio cambiante.

El enfoque de la Gestalt resulta novedoso y único por la manera en que se usan y organizan conceptos como el darse cuenta, el aquí y ahora, hablar en primera persona, la homeostasis, etc.

El foco del proceso terapéutico gira en torno a lo que la persona hace, cómo lo hace y para qué lo hace, solo así podrá producir cambios en su vida. Para cambiar una conducta es imprescindible tomar plena consciencia de cuál es la función que cumple en la vida de la persona.

GestaltEn la Terapia Gestalt se antepone el proceso al contenido, el “cómo” al “por qué”; la espontaneidad al control; la vivencia o experiencia a la evitación; el sentir a la racionalización; la comprensión global de los procesos a la separación de los opuestos… Frecuentemente se trabaja con el cuerpo. Se trata de que la persona sienta, piense y actúe de una forma integrada y lo más armoniosa posible.

El criterio de éxito terapéutico no es la aceptación social, ni la cantidad de relaciones interpersonales, sino el aumento de la capacidad del paciente de poder darse cuenta y de tener un funcionamiento más eficiente.

En la Gestalt el terapeuta se considera un instrumento emocional, corporal, intelectual que transmite una determinada actitud vital en vez de practicar únicamente una técnica útil contra la neurosis. Un terapeuta gestáltico te enseña a aprender, no interpreta, ni condiciona, ni especula.

Te acompaña en tu proceso de autodescubrimiento. Te guía para que te enfoques en lo que te está sucediendo, estás pensando y sintiendo en el momento presente. Es activo, atiende a la conducta, al aquí y ahora en lugar del allá y entonces. Te enseña a observarte y a experimentar tus conductas prestando conciencia de las mismas, en lugar de decirte lo que ve de ti. Apoya lo sano y frustra las conductas neuróticas.

Como paciente vienes a «confrontar tu neurosis«, por eso has de ser esencialmente activo y responsable. Descubres qué acciones realmente cubren tu necesidad y cuáles están más orientadas a satisfacer a tus deberías, cumplir con los mandatos de tu familia de origen, o las exigencias culturales, sociales, etc. Para que puedas satisfacer tus necesidades y pasar a otro asunto, tienes que ser capaz no sólo de sentir lo que necesitas sino de saber cómo tienes que interactuar contigo mismo y con el medio ambiente para conseguirlo.

Beneficios de la Terapia Gestalt

Entre los múltiples beneficios que te aporta la terapia Gestalt destacamos:

  • Te ayuda a desarrollar todo tu potencial, tomar conciencia de forma plena y vivir en el momento presente.
  • Te facilita el que puedas llegar al autoconocimiento, a la satisfacción y al auto-apoyo para que ya no tengas que depender más de la aceptación externa.
  • Aprendes a descubrir y lograr tus objetivos, a satisfacer tus necesidades a través de tus propios esfuerzos. Eres tratado como una totalidad y no como un enfermo patológico.
  • Descubres la función orgánica de tu acción: ¿Para qué estoy haciendo esto?, ¿Para qué me castigo?, ¿Qué estoy evitando?
  • Aprendes a aprender dentro de un proceso de autodescubrimiento.
  • Aprendes a observarte y a experimentar tus conductas prestando conciencia a las mismas.
Terapia Gestalt
La Gestalt es una terapia completamente vivencial
  • Te ayuda a desarrollar todo tu potencial, tomar conciencia de forma plena y vivir en el momento presente.
  • Te facilita el que puedas llegar al autoconocimiento, a la satisfacción y al auto-apoyo para que ya no tengas que depender más de la aceptación externa.
  • Aprendes a descubrir y lograr tus objetivos, a satisfacer tus necesidades a través de tus propios esfuerzos. Eres tratado como una totalidad y no como un enfermo patológico.
  • Descubres la función orgánica de tu acción: ¿Para qué estoy haciendo esto?, ¿Para qué me castigo?, ¿Qué estoy evitando?
  • Aprendes a aprender dentro de un proceso de autodescubrimiento.
  • Aprendes a observarte y a experimentar tus conductas prestando conciencia a las mismas.

La terapia es una experiencia reparadora que te cambia la vida

Al concluir el tratamiento consigues:

Herramientas para el futuro

Resultados duraderos

En el menor tiempo posible