TERAPIA
EMDR

Cuando pruebes el EMDR, no hablarás de otra cosa

El EMDR es una técnica psicológica que te ayudará a superar situaciones perturbadoras, traumas y dificultades emocionales.

El EMDR ofrece excelentes resultados ante aquellos trastornos psicológicos que se han mostrado resistentes con el resto de tratamientos  terapéuticos tradicionales.

Como terapeutas, desde que aplicamos EMDR, nos seguimos asombrando cuando constatamos en vivo y en directo cambios espectaculares incluso en la misma sesión de terapia. Alguna persona ha venido a consulta con una carga emocional muy fuerte y al acabar la sesión, esa carga ha desaparecido del todo. Lo denominamos “la técnica mágica”, aunque en realidad es pura ciencia.

Somos EXPERTOS en Terapia EMDR

Gracias a esta revolucionaria técnica ya NO es necesario tener que explorar durante años en tu pasado,
para que obtengas increíbles resultados que perduren en el tiempo.

Te ahorras mucho tiempo y dinero.

Esta técnica funciona tan bien porque:

  • Consigues que lo que antes te perturbaba, provocándote angustia o miedo, ahora te resulte completamente inofensivo.
  • Genera en ti nuevas opciones y creencias positivas tan prodigiosas como “sentir que ahora sí puedes”.

La terapia con EMDR no es nada invasiva. Es rápida y muy efectiva. 

En pocas sesiones vas a notar los efectos tan beneficiosos de esta innovadora técnica terapéutica. Es muy potente, por eso cada día está adquiriendo más y más relevancia en el campo de la Psicología y la Psicoterapia.

¡Realmente la terapia EMDR funciona de maravilla!     

¿Qué es el EMDR?

El EMDR es una técnica psicoterapéutica revolucionaria que se utiliza para reprocesar situaciones perturbadoras, dificultades emocionales y traumas de una manera sencilla y rápida.

Hoy en día EMDR es la técnica psicoterapéutica más efectiva para trabajar y curar los traumas y sus consecuencias. Es una forma de hacer psicoterapia totalmente innovadora y muy avanzada.

La terapia EMDR muestra que, la mente puede curarse del trauma psicológico tanto como el cuerpo se recupera del trauma físico.

Cuando el sistema de procesamiento de información del cerebro está bloqueado o desequilibrado por el impacto de un evento perturbador, la herida emocional se pudre y puede causar un sufrimiento intenso. Una vez que logramos quitar el bloqueo con el EMDR, se reanuda la curación.

Se trata de una técnica con un protocolo especial, en el que aplicamos estimulación bilateral, que puede ser visual, auditiva o kinestésica, para activar la conexión de los dos hemisferios cerebrales cuando trabajamos con experiencias o situaciones que te perturban.

EMDRLas siglas EMDR, del inglés “Eyes Movement Desensitization and Reprocessing” o “Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares”, hacen referencia a una técnica descubierta a finales de los años 80 por Francine Shapiro. El EMDR consiste en la estimulación bilateral que provoca la activación de los dos hemisferios cerebrales logrando una mejor conexión entre ellos. La estimulación bilateral acelera y mejora el procesamiento de la información cerebral y facilita la integración de los recuerdos traumáticos.

En una persona sana, a media que se procesan nuevas experiencias, éstas son filtradas, digeridas, asimiladas e integradas, y lo que es útil se aprende, se almacena junto a las emociones adecuadas y guía a la persona en el futuro. Por ejemplo, un niño puede caerse de una bicicleta y llorar, pero con el consuelo y los cuidados adecuados, el miedo pasa y puede aprender lo necesario para conducir mejor la bicicleta en el futuro.

Cuando sufres un suceso perturbador, y siguiendo el mismo ejemplo de arriba: A algunos niños les sigue produciendo ansiedad montar en bicicleta y su angustia no disminuye aunque pasen los años. Esta ansiedad persistente muestra que el sistema de procesamiento de la información ha almacenado la experiencia sin haberla procesado adecuadamente hasta llegar a una resolución adaptativa. En vez de recordar lo agradable de los paseos anteriores o el hecho de que el dolor físico desapareció, cuando ese niño piensa en montar en bicicleta todo lo que recuerda es la caída. El suceso está básicamente congelado en el tiempo, justo en el momento de miedo y dolor. Esto sienta las bases para futuras respuestas inadecuadas disfuncionales a eventos similares: se convierte en un suceso clave para cualquier experiencia relacionada.

Toda la información que contiene el recuerdo perturbador se almacena sin haberla procesado adecuadamente, fragmentada y desorganizada. La falta de asimilación e integración en el cerebro de las experiencias que han generado el suceso traumático es lo que origina que revivas el trauma una y otra vez. Esto se resuelve estimulando ambos hemisferios cerebrales aplicando EMDR.

¿Qué problemas se pueden tratar con terapia EMDR?

Esta innovadora técnica se aplica a una gran variedad de síntomas, aunque directamente tú no lo relaciones con ningún hecho traumático. Está especialmente indicada para encontrar soluciones y superar problemas y dificultades emocionales de todo tipo tales como:

  • Trastorno por Estrés Postraumático
  • Sufrimiento en la infancia
  • Rupturas traumáticas de pareja
  • Accidentes de tráfico
  • Abusos o agresiones físicas o sexuales
  • Maltrato físico o psicológico
  • Traumas simples o complejos
  • Bajo rendimiento laboral
  • Mejorar resultados deportivos
  • Aprobar exámenes y oposiciones
  • Catástrofes naturales
  • Ansiedad
  • Fobias
  • Estrés
  • Inseguridad
  • Depresiones
  • Duelos
  • Timidez
  • Adicciones
  • Autoestima baja
  • Ataques de pánico
  • Miedo escénico

El EMDR dispone de protocolos especiales para potenciar la motivación, concentración, habilidades sociales, autoestima, seguridad… que facilitan que puedas lograr tus objetivos.

La terapia con EMDR es muy efectiva para eliminar o reducir significativamente las secuelas psicológicas originadas por situaciones traumáticas o sucesos perturbadores. También es tremendamente útil para poder enfrentarte a situaciones futuras con mayor seguridad y tranquilidad.

Reparar tus heridas psicológicas y emocionales es nuestra obsesión

El EMDR ofrece excelentes resultados con los trastornos que no han podido resolverse aplicando el resto de tratamientos terapéuticos tradicionales.

¿Cómo funciona el EMDR?

Utilizar EMDR en la terapia permite que puedas modificar tus emociones, creencias y sensaciones corporales asociadas a tus experiencias perturbadoras pasadas.

Los síntomas que tanto te perturbaban al iniciar el tratamiento terapéutico van desapareciendo y dando lugar a nuevas sensaciones y creencias más adaptativas y positivas.

Aplicar la estimulación bilateral desencadena la desensibilización y el reprocesamiento de la información traumática.

Veamos con más detalle cómo funciona:

1º fase DESENSIBILIZACIÓN:

El EMDR conecta las vías neuronales. La estimulación bilateral de los dos hemisferios cerebrales provoca un efecto relajante y tranquilizador que permite el desbloqueo del Sistema Nervioso Autónomo Simpático. Este desbloqueo libera la información que contiene las emociones y sensaciones perturbadoras que ahora puede circular por las vías adecuadas. Ya no se queda aislada produciéndote los síntomas perturbadores.

2º fase REPROCESAMIENTO:

En esta fase se incrementa la actividad del tálamo, nuevamente debido a los efectos beneficiosos de la estimulación bilateral. A través de esta estimulación las redes neuronales abren nuevas vías de aprendizaje de forma que el recuerdo traumático pasa a recordarse de una forma adaptativa y funcional. La estimulación bilateral permite que la información aislada y atrapada emerja a la superficie, se resuelva, se integre y se elimine.

Ahora sí el cerebro racional (córtex) va a poder integrar y recodificar la información perturbadora permitiendo que surjan nuevas alternativas disponibles sobre la experiencia traumática.

Durante el tratamiento, las sensaciones corporales desagradables se modifican, las imágenes ya no se ven de la misma forma, cambian las sensaciones corporales, desaparecen las emociones negativas que se reemplazan por otras positivas, se produce una relajación corporal y aparecen espontáneamente nuevos comportamientos junto a un nuevo sentido del self.

Todo ello permite una comprensión distinta de lo sucedido al integrarse con nueva y adecuada información del córtex. Así es como se generan las opciones “nuevas” que facilitan y permiten el cambio y la transformación de las creencias negativas en positivas.

Al final del proceso se produce la integración saludable de la experiencia traumática con una narrativa radicalmente distinta. Se transforma así la información previa que era falsa, ineficaz, incompleta y desintegrada en completa, consciente, eficaz y coherente. Esta nueva integración es realmente poderosa.

Cuando aplicas EMDR, el trauma se transforma en una experiencia de aprendizaje nutritivo. El victimismo desaparece, te conviertes en una persona más fuerte y evolucionada, en un superviviente más sabio y maduro. Lo que da lugar a que mejore considerablemente tu calidad de vida.

¿Qué voy a experimentar cuando finalice la terapia con EMDR?

Al terminar el proceso, la emoción que te perturbaba llega a ser simplemente un recuerdo completamente neutro que no te provoca ninguna reacción automática ni carga emocional alguna. Esto significa que la información que contiene la experiencia traumática ha quedado almacenada adaptativamente en tu memoria con la emoción “adecuada” y con las asociaciones y creencias positivas.

Esto no quiere decir que se borre de tu cerebro lo que te ocurrió en el pasado. Tras las sesiones de EMDR aún recuerdas la experiencia vivida, pero sientes que ésta pertenece ya al pasado, que ya no te afecta en el presente, y que ha dejado de ser traumática.

Cuando el procesamiento llega a este punto neutral podemos afirmar que el trauma ha sido desbloqueado y procesado de forma adaptativa. Cuando pasan semanas y meses y no te ha vuelto a perturbar ese hecho traumático es cuando te das cuenta de que sus efectos positivos se mantienen a largo plazo.

Beneficios del EMDR

Entre los múltiples beneficios que aporta la terapia EMDR destacamos:

  • Conocer tu memoria inconsciente te ofrece la oportunidad de liberarte de la prisión del pasado.
  • Superar lo que te está ocurriendo dandole un nuevo significado reelaborando una nueva narrativa (vision?) del trauma.
  • El recuerdo traumático se vuelve útil y adaptativo. Aunque lo recuerdes en el presente, ya no te perturba emocionalmente.
  • Restaurar el grado de activación fisiológica que desequilibra tu estado emocional.
  • Descargar la tensión corporal asociada al trauma para que puedas acelerar tu proceso de recuperación.
  • Disminuir o eliminar los “flashbacks” y el mecanismo inconsciente que te ayuda a olvidar el trauma vivido.
  • Transformar el impacto de la experiencia traumática en aprendizaje nutritivo a todos los niveles, físiológico, emocional y mental.
  • Lograr enfrentarte a los problemas y conflictos con mayor seguridad y tranquilidad.
  • Aprender a controlar tus impulsos autodestructivos. Eliminar las conductas y comportamientos inadecuados (adicciones, conductas compulsivas, trastornos alimentarios, trastornos del sueño, conductas de evitación, etc.).
  • Recuperar tu equilibrio emocional y la sensación de orden y seguridad en tu día a día.
  • Visualizar estados futuros positivos de bienestar, generando expectativas de desempeño y satisfacción.
  • Crear estados de bienestar emocional, conexiones conscientes y experiencias nutritivas.

¿Es eficaz la terapia con EMDR?

En 1987, la psicóloga norteamericana Francine Shapiro, descubrió de forma accidental, que los movimientos oculares voluntarios reducían la intensidad de la angustia de los pensamientos negativos. Inició una investigación con sujetos traumatizados en la guerra de Vietnam y víctimas de abuso sexual para medir la eficacia del EMDR. Comprobó que esta técnica reducía de manera significativa los síntomas del Trastorno por Estrés Post Traumático en estos sujetos.

Las investigaciones de los últimos años convierten al EMDR en uno de los tratamientos con mayores estudios de validación científica.

Ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el mejor tratamiento para el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT), tanto por su efectividad como por la velocidad del tratamiento.

En 2010 fue reconocido como una “psicoterapia basada en la evidencia” por el National Registry of Evidence-based Programs and Practices (NREPP), integrado en el U.S. Departmente of Health and Human Services.

Está avalado por las Guías Clínicas Internacionales para el tratamiento del trauma.

En el año 2009, el APA (Asociación Americana de Psicología) sitúa el EMDR en la categoría de más alta eficacia y aval empírico en la mejora de los síntomas del TEPT agudo y crónico.

Ha sido elegido como método eficaz en el tratamiento del trauma por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos como abordaje de elección para veteranos de guerra.

Como método de gran efectividad en el tratamiento del trauma, es recomendado por las autoridades en salud mental en países donde hay problemas de violencia terrorista y es utilizado en organizaciones que tratan frecuentemente con víctimas de trauma y catástrofes: FBI, Salud mental en Irlanda, Israel, etc.

Otras instituciones prestigiosas que recomiendan el uso del EMDR:

  • Department of Health and social care (Reino Unido)
  • Substance Abuse and Mental Health Services Administration (SAMHSA; EEUU)
  • National Institute for Health and Care Excellence (NICE; EEUU)
  • The International Society for Traumatic Stress Studies (ISTSS; EEUU)
  • Canadian Agency for Drugs and Technologies in Health (CADTH; Canadá)
  • Royal College of Psychiatrists (RCPSYCH; Reino Unido)

En España, EMDR es una terapia que cada vez más psicoterapeutas están incorporando a sus tratamientos terapéuticos.

La terapia es una experiencia reparadora que te cambia la vida

Al concluir el tratamiento consigues:

Resultados duraderos

Herramientas para el futuro

En el menor tiempo posible