Comunicación
NO
Violenta

Un lenguaje de vida

¿Qué es la Comunicación NO Violenta?

La comunicación empática o comunicación no violenta (en adelante, CNV) te involucra en un proceso de reflexión y aprendizaje relacionado con cómo te comunicas habitualmente contigo mismo y con los demás.

Constituye una herramienta esencial para crear un mundo en donde impere la empatía y la compasión hacia uno mismo y hacia los demás.

ComunicaciónLa CNV enriquece tu comunicación interior. Te ayuda a transformar tus mensajes internos negativos en sentimientos y necesidades. La capacidad de distinguir tus propios sentimientos y necesidades, y de empatizar con ellos, puede salvarte de conflictos, e incluso de una depresión. La CNV te ayuda a darte cuenta de que en todas tus acciones existe un componente de elección. Te enseña a centrarte en lo que quieres realmente en lugar de concentrarte en lo que falla, tanto en los demás como en ti mismo. Te ofrece los instrumentos y la comprensión necesarios para crear un estado mental más tranquilo y agradable.

A través de esta técnica aprendes a comunicarte de manera sincera, clara y cuidadosa, expresando tus auténticas necesidades y escuchando las necesidades del otro. Te enseña a comunicarte desde la empatía, de un modo más efectivo y coherente con tus valores.

Los principios de la Comunicación No Violenta

El primer principio de la CNV es sustituir todo juicio, toda crítica, por una observación objetiva. En lugar de decir: “Ha dado muestra de su incompetencia o este trabajo no es bueno”, es preferible ser objetivo y preciso: “En este informe veo que hay tres ideas que me parece que no se ciñen a lo que pedíamos”. Cuanto más preciso y objetivo seas, existirán más posibilidades de que nuestro interlocutor interprete lo que decimos como una tentativa de comunicación constructiva en lugar de una crítica potencial.

El segundo principio es evitar todo juicio respecto del otro para concentrarte totalmente en lo que sientes. Se trata de hacer hincapié en expresar sentimientos y necesidades en lugar de expresar críticas o juicios morales. Ésa es la clave absoluta de la comunicación emocional. Si hablas de lo que tú sientes y necesitas, nadie puede discutírtelo. Todo el esfuerzo consiste en describir la situación con frases que empiecen por “yo” en lugar de por “tú” o por “vosotros”. Al hablar de ti, no estas criticando al otro, no le atacas. Estás en el terreno de la emoción y, por lo tanto, en la autenticidad y la apertura. Si eres honrado contigo mismo a la hora de mostrar tus sentimientos llegarás a revelar alguna de tus debilidades, a mostrarte vulnerable. Por lo general, esta franqueza suele desarmar al adversario y le incita a cooperar, siempre y cuando desee conservar vuestra relación.

Según el Dr. Marshall Rosenberg creador de esta genuina herramienta de comunicación: “Todo lo que hacemos está condicionado por motivos egoístas, especialmente en una sociedad tan abrumadoramente materialista como la nuestra, basada en el individualismo más despiadado.

La no violencia se centra en inculcar actitudes positivas para reemplazar las actitudes negativas que nos dominan a todos, como seres humanos imperfectos y limitados, que somos.

Significa dejarnos dominar por el amor, el respeto, la comprensión, el agradecimiento, la compasión y el interés por los demás y no por actitudes egoístas centradas en uno mismo, motivadas por la codicia, el odio, los prejuicios, la desconfianza y la agresividad que, aunque no nos demos cuenta y no lo queramos, a menudo dominan nuestros pensamientos y actos.

Las habilidades que te proporciona la Comunicación No Violenta

HabilidadesLa CNV se basa en las habilidades relativas al lenguaje y la comunicación que refuerzan nuestra capacidad de seguir siendo humanos incluso en las condiciones más extremas.

A menudo, sin darnos cuenta, nuestras palabras hacen daño no sólo a los demás, sino también a nosotros mismos.

La comunicación “violenta” tiene lugar cuando nuestro lenguaje interno o externo ofende o hiere.

La CNV empieza por darte calidez a ti mismo. Se trata de traducir tus exigencias en términos de necesidades. ¿Hay algo que te estás exigiendo en estos momentos? ¿Cómo te sientes al respecto? ¿Cuáles son tus necesidades? ¿Qué acciones puedes hacer ahora mismo que dependan exclusivamente de ti para satisfacer tus necesidades?

Las equivocaciones y los errores que cometemos
revelan nuestras limitaciones
y nos guían hacia el crecimiento personal.

La CNV te orienta para reestructurar tu forma de expresarte y de escuchar a los demás. Tus palabras se convierten en respuestas conscientes en lugar de obedecer a reacciones automáticas.

Te ayuda a expresarte con sinceridad y claridad, con una atención respetuosa y empática a los demás. En cualquier interacción empiezas a tener en cuenta tanto tus necesidades más profundas como las ajenas.

La CNV tiene que ver con dar desde el corazón. Con observar sin juzgar, ni evaluar. Con aprender a identificar y expresar tus sentimientos. Con asumir la responsabilidad de lo que sientes y lo que haces con ello. Te enseña a desarrollar habilidades para relacionarte con los demás en armonía con tus necesidades auténticas.

Aprendes a observar cuidadosamente y a detectar conductas y situaciones que te afectan. Identificas y expresas con claridad lo que esperas en concreto de una situación dada.

Cuando utilizas la CNV para escuchar tus necesidades más profundas y las de los demás,
percibes las relaciones bajo una nueva luz

Dado que la CNV reemplaza nuestras antiguas pautas de defensa, de huida o de ataque ante los juicios y las críticas de otras personas, empiezas a percibirte a ti y a los demás,  a tus intenciones y relaciones, bajo una nueva luz. Las reacciones de resistencias, defensa y violencia se ven reducidas. Cuando te centras en clarificar lo que observas, sientes y necesitas, en lugar de dedicarte a diagnosticar y a juzgar, descubres tu compasión.

La CNV pone su énfasis en una escucha atenta y profunda, propicia el respeto y la empatía y engendra un deseo muto de dar desde el corazón. Te enseña el verdadero poder que tiene la empatía y el lenguaje en cualquier situación, personal, laboral, social o política.

La empatía no es cuestión de palabra,
es la calidad de presencia
que una persona puede ofrecer a otra o también a sí misma

El elemento clave de la empatía es la capacidad de estar totalmente presente con la otra persona y lo que está sintiendo. Compartir cómo nos conmueve lo que oímos del otro no es lo mismo que ofrecer empatía.

Los cuatro componentes de la Comunicación No Violenta

Componentes CNV

  • Observación de los hechos: percibir, detectar el problema. Actos concretos que observas que están afectando tu bienestar y el de la otra persona. Se trata de observar lo que ocurre realmente en una situación dada, lo que dicen y hacen los demás y también tú mismo. Observarlo, escucharlo, sin ningún juicio ni evaluación.
  • Sentimientos: Investigar cómo te sientes en relación con lo que observas y cómo se siente el otro en relación con lo que observa. ¿Te sientes ofendido, asustado, irritado…?
  • Necesidades: Identificar cuáles son tus necesidades, deseos, valores genuinos que dan origen a tus sentimientos y a los sentimientos de la otra persona. Se trata de buscar la necesidad genuina y expresarla de forma adecuada.
  • Peticiones: Buscar las acciones concretas que puedes pedir (sin exigir) tratando de conseguir tu necesidad para enriquecer tu vida. Y averiguar las acciones concretas que te pide la otra persona para lograr satisfacer su genuina necesidad de forma que también pueda enriquecer su vida.

Beneficios de la Comunicación NO Violenta

Con esta técnica logras:

  • Expresarte en situaciones difíciles.
  • Hablar honestamente.
  • El poder de la recepción empática.
  • Defender lo tuyo y lo del otro.
  • Conseguir objetivos comunes.
  • Cuidar tus relaciones.
  • Hablar claro.
  • Crear cercanía.
  • Lograr que te entiendan.
  • Entender al otro.
  • Conseguir comprensión mutua.
  • Conectar con lo que vive la otra persona.
  • Expresar agradecimiento.
  • Poner límites. Aprender a decir “no”.
  • Poder aceptar escuchar un “no».
  • Pedir sin exigir.
  • Entender lo que hay detrás de una expresión difícil de escuchar.

Hay quien se sirve de la CNV para llegar a una mayor autocompasión y comprensión de sí mismo. Hay quien aspira a llegar con ella a una relación más profunda con sus semejantes. Y hay quien quiere construir a través de ella relaciones más efectivas en su lugar de trabajo o en la política. En el ámbito mundial, la CNV sirve para resolver disputas y conflictos a todos los niveles.

Esta técnica a priori te puede parecer simple, sin embargo su poder de transformación es extraordinario.