Beneficios que obtienes

  • Tu vida experimenta un gran cambio positivo.
  • Recuperas tu poder personal. Tu autonomía, tu independencia, tu equilibrio y bienestar.
  • Aprendes a decir “NO”. A permitirte lo que realmente necesitas tú, sin tener que sentirte culpable.
  • Elevas tu autoestima. Aprendes a quererte sin reservas, a sentirte seguro y satisfecho de ser quien eres.
  • Superas tu infancia/adolescencia problemática. Sanas la relación con tus padres y exparejas. Te sientes valioso. Digno de amar y ser amado.
  • Te conviertes en una persona emocionalmente más fuerte. Logras enfrentarte a los problemas que no te dejan avanzar y te causan dolor.
  • Superas lo que te perturba y no te deja vivir tranquilo, tus crisis de ansiedad, tu estrés, tus fobias, tus ataques de pánico, tu depresión.
  • Aprendes comunicación asertiva, a dar y recibir feedback constructivo, a diferenciar entre exigir y pedir, a equilibrarte entre la exigencia y el placer.
  • Aumentas tu eficacia personal, convirtiéndote en una persona mucho más competente.
  • Aceptas tus errores sin sentirte incompetente, a poder corregirlos y aprender de ellos. Aprendes a confiar y creer en ti mismo.
  • Comprendes lo que verdaderamente te está pasando y cómo resolverlo.
  • Logras una visión más amplia de ti mismo y del mundo que te rodea Aprendes a relacionarte de una forma mucho más madura y sana.
  • Aprendes a aceptarte plenamente, regular lo que sientes y gestionar lo que tú necesitas.
  • Logras entender tus mecanismos de evitación y reparar tus neurosis y comportamientos distorsionados.
  • Te desprendes de la rigidez, echas abajo tus barreras represivas, superas tus miedos y tus reacciones desproporcionadas.
  • Descubres espacios sin explorar, aprendiendo a hacer frente a tus retos con nuevos recursos antes inimaginables.