Priorizamos el vínculo terapéutico

La psicoterapia para que esté bien hecha y sea efectiva
tiene que provocarte experiencias emocionales reparadoras

Recibir empatía y aceptación incondicional de tu terapeuta valida el sentido de uno mismo

Es un hecho tan poco frecuente, que resulta una experiencia única que sólo puede ser ofrecida en la terapia.

¿Cómo logramos reparar tus heridas y transformar tu vida por completo?

  • A través de una alianza terapéutica emocionante y movilizadora

Entendemos la psicoterapia, desde nuestra manera peculiar de hacer terapia, como un proceso transformador de reeducación psicológica, una experiencia emocional reparadora.

Somos artesanos expertos en crear un vínculo seguro y afectuoso, una alianza sagrada, de absoluta confianza que provoca verdaderas experiencias emocionales reparadoras para ti.

Al igual que NO todas las madres ni los padres son iguales, tampoco todos los terapeutas somos iguales

En el ámbito de la terapia clínica NO resulta nada sencillo crear un vínculo psicoterapéutico seguro entre paciente y terapeuta. Es la tarea inicial más ardua y compleja a la que tenemos que enfrentarnos. Lo cierto es que NO todos los profesionales somos capaces de lograr vínculos seguros, sólidos y afectuosos con los pacientes.

La psicoterapia es un oficio desafiante que requiere tener esta habilidad innata y especial, ese don único que no se puede aprender en una universidad. Por fortuna, este don mágico es mi valor diferencial. Me distingue de otros profesionales,  excelentes teóricos, que no consiguen crear ese vínculo reparador y especial, que tratan enfermedades en lugar de personas.

Es precisamente esa conexión terapéutica la que te hace sentirte compenetrado con tu terapeuta. Te aporta la seguridad y confianza necesarias para que puedas expresar y afrontar tus conflictos internos, miedos y emociones vulnerables sin temor alguno a sentirte juzgado, aconsejado, rechazado…

Es un arte el hacer posible la conexión profunda y duradera con otro ser humano

 

Este vínculo sagrado de auténtica confianza y conexión emocional que nos esforzamos en crear, cuidar y mimar logra nutrirte de tal manera, que tiene el poder transformador de cambiar profundamente la forma de verte a ti mismo y de relacionarte con los demás.
Las experiencias de cuidado y afecto incondicional que te proporciona una psicoterapia bien hecha corrigen y reparan profundamente la estructura del yo. Por eso se dice que la Psicoterapia no cura, curan los psicoterapeutas.

¿Cómo creamos el vínculo reparador contigo?

Desde la Teoría del Apego y del Trauma, logramos construir este vínculo reparador. Nos basamos en una relación de apego seguro, similar a la que todo niño debería haber tenido que disfrutar con sus padres o, en su defecto, con sus cuidadores principales.

Los modelos de apego inconscientes que adoptamos en nuestros primeros vínculos en la infancia se reflejan en la adultez no sólo en nuestra manera de relacionarnos con los demás sino en nuestra forma de pensar y sentir, en nuestros hábitos y conductas.

apegoRigurosos estudios científicos revelan que aproximadamente la mitad de la población mundial ha vivido un apego inseguro en su historia familiar. Por eso, es absolutamente imprescindible que reparemos los traumas de relación temprana, estas heridas de apego inseguro que arrastramos desde la infancia, que son las responsables de casi todos los conflictos que tenemos de adultos, especialmente de los problemas de pareja.

La alianza segura, sólida y afectuosa que creamos contigo en terapia, te permitirá desmontar los patrones de apego inseguro del pasado y construir otros nuevos modelos de regulación afectiva para el presente. Arriesgarte a explorar y probar nuevas formas de experimentarte y de relacionarte con los demás.

Parte del proceso reparador implica aprender a comprender, aceptar, integrar tu biografía. A traducir de nuevo tu mundo emocional, legitimarlo, validarlo, reajustarlo. A construir una nueva narrativa consciente, integradora, completa, coherente de tus vivencias pasadas y presentes. Poder abordar todo esto en la terapia repara siempre a todas las personas.

¿Qué experiencias reparadoras vas a poder sentir con nuestra terapia?

Imagínate ir a terapia y poder sentir de forma duradera todas esas sensaciones de equilibrio, calma, serenidad, autocontrol, de satisfacción, donde tu experiencia interna es validada y legitimada. Una vida sin falsedades, sin  máscaras, pudiendo ser auténtico, sintiéndote a salvo, seguro, valioso, que puedes confiar en ti y en los demás…

El vínculo de apego seguro en una psicoterapia bien hecha contribuye a desarrollar una presencia confiable y tranquilizadora, un sentimiento de afecto incondicional imprescindible para la reparación. Creamos experiencias en las que vas a sentirte

Comprendido

Cuidado

Reconocido

Valorado

Reconfortado

Nutrido

Son experiencias que aprendes a interiorizar como “base segura“, que afectarán directamente a tu cerebro, logrando reparar heridas de apego, traumas, inseguridades, baja autoestima, tu miedo a enfrentarte a los conflictos… restableciendo tu equilibrio y transformando radicalmente tus respuestas, conductas y relaciones.

La terapia supone un entrenamiento indispensable para que puedas aprender a construir y gestionar relaciones más sanas, auténticas y duraderas.

En la terapia te expones de nuevo, bajo circunstancias más favorables, a situaciones emocionales que no pudiste resolver en el pasado. Atendemos la necesidad que fue dañada o evitada. Te proveemos de auténtica conexión y nutrición emocional. Subsanamos tus carencias afectivas fijando parámetros de base segura tales como:

Coherencia. Integridad. Certeza. Confianza. Seguridad. Conexión. Pertenencia. Responsividad. Vinculación. Aceptación sin juicio. Sintonía. Límites claros y firmes. Fiabilidad. Respeto. Delicadeza. Presencia tranquilizadora. Mirada incondicional. Apoyo firme. Cuidado exquisito. Proximidad no posesiva. Protección.

Estas nuevas experiencias correctivas y reparadoras que te proporciona poder sentir una alianza terapéutica realmente movilizadora, constituyen el eje de una psicoterapia “bien hecha”.

Recientes investigaciones científicas demuestran que no hay mejor manera de curarse que haciendo terapia. 

Más del 80% del éxito de la terapia reside en la elección adecuada del foco y sobre todo en la alianza terapéutica. Por eso insistimos en lo importante que es acertar al elegir al psicoterapeuta capaz de crear una relación terapéutica de calidad que va a predecir el éxito terapéutico.

La terapia es una experiencia reparadora que te cambia la vida

Al concluir el tratamiento consigues:

Herramientas para el futuro

Resultados duraderos

En el menor tiempo posible